nav-left cat-right

2011 Gold Cup: Costa Rica y México se citan en las alturas

Los cascos y armazones de esos superhombres con algunos músculos muy sospechosos no formaron parte de la fiesta de ayer. No había pinturas de guerra sobre el rostro, al menos de forma literal. El Cowboys Stadium tuvo en 240 minutos a cuatro culturas y sentimientos distintos. Costa Rica, Cuba, México y El Salvador fueron los encargados de amenizar una tarde en Arlington (Texas). Desde las 17:00 horas, y hasta las 21:00, los americanos pudieron disfrutar de ese deporte que hace unos años lo veían como un estorbo, que no entendían cómo era posible que existiese el empate y que les incomodaba estar obligados a presenciar 45 minutos seguidos antes de poder levantarse e irse a por otro refresco y un cubo, otro más, de alitas de pollo o patatas fritas.

Empezaba la Gold Cup (Copa Oro para los hispanos). Costa Rica saltó al césped sin su máxima estrella, Bryan Ruiz. El del Twente arrastraba problemas físicos y La Volpe prefirió no arriesgarle en un choque inicial con poco aliciente frente a Cuba. Tres enfrentamientos previos en esta competición con triunfos fáciles para los ticos: 7-2 (1998), 3-0 (2003) y 3-1 (2005). El gobierno y autoridades cubanas estaban más preocupados por una posible deserción (práctica habitual de sus deportistas cuando salen de la isla) que de apoyar a los leones del Caribe en una posible hombrada en territorio comanche. Convocatoria formada netamente por jugadores de la Liga local y unas camisetas de lo menos comerciales. Números enormes estampados en el pecho (ver la imagen), pocas nociones futbolísticas y detalles del mediapunta Alain Cervantes, que se contrarrestaban oportunamente con la deficiencia defensiva de una zaga que regaló ocasiones a los centroamericanos una y otra vez.

El ejemplo más claro se vio en el 4-0, que llegó en el minuto 47 (dos después del descanso) con un robo de Costa Rica tras saque de centro de los cubanos. Acababan de endosarles el 3-0 (obra de Marco Ureña), pero no les pareció suficiente y sin que transcurriesen 60 segundos vieron como Odelín Molina recogía otro esférico de sus mallas. Fenomenal pase de Bryan Oviedo (que actuó como mediocentro saliéndose de su posición habitual de lateral izquierdo) que Mora remachó entre risas al ver otro fuera de juego mal tirado por Fernández y Márquez. 5-0 y golpe sobre la mesa.

Ricardo La Volpe puso en liza a siete de sus nueve europeos. Sólo Cristian Gamboa (Fredrikstad FK) y Bryan Ruiz (se reserva para empresas de mayor nivel) fueron los emigrantes al Viejo Continente que no saltaron al césped de Arlington. Poca historia de un envite inaugural que cerró el telón al comienzo del segundo acto con el cuarto tanto costarricense. La grada fue de menos a más gracias a que a continuación era México y El Salvador los que pasarían a ser los actores principales. Los hinchas aztecas caldearon el ambiente con sus gritos de apoyo mientras veían que Cuba sería una comparsa cuando tuvieran enfrente a los de Chepo de la Torre.

La grada de la Tricolor creía que esa superioridad de Costa Rica sobre Cuba se iba a extrapolar en su partido frente a El Salvador. El guarismo así lo dictaminó, pero el desarrollo de la obra fue totalmente opuesto. Los salvadoreños salieron respondones. Y eso que apenas sabían el nombre de un seleccionador que aterrizó en el puesto el 6 de abril. Rubén Israel, para más inri, se ausentó del cargo ocho días después de su elección y no retornó hasta el 25 de abril. Su primera, y única, prueba con los Cuscatlecos fue el 29 de mayo, una semana antes del debut en la cita de la CONCACAF.

Nadie iba a pedirle milagros al míster, pero lo cierto es que aguantaron 55 minutos teniendo un nivel óptimo y poniendo en apuros varias veces al Memo Ochoa. A partir de ahí se descosieron y México bailó al son de Guardado y Giovani dos Santos. El Chicharito (en la imagen) se unió a la fiesta con el 2-0 para deleitar a la hinchada (que lo aclamaba a niveles de decibelios increíbles) con un hat-trick que culminó con un penalti lanzado a lo Panenka. Con Cuba y El Salvador como comparsas, México y Cuba se emplazan el 12 de junio (noche del 12 al 13 en España), en un cara a cara por decidir la primera plaza.

Hoy sigue la fiesta del fútbol norteamericano, centroamericano y caribeño con la primera jornada del Grupo B. Bizarrismo en estado puro con el Jamaica-Granada (18:00, hora local, 03:00 en España) y la aparición de otra de las punteras en un interesante Honduras-Guatemala (20:00 y 05:00). Estados Unidos quiere seguir impregnándose de soccer. Aún no ha debutado la selección de las barras y estrellas, pero la Gold Cup ya no para. Todos parten desde la salida, aunque México y Costa Rica ya se citan en las alturas.

3 comentarios a “2011 Gold Cup: Costa Rica y México se citan en las alturas”

  1. Deivid dice:

    Gamboa al final no ha ido, se lesiono y lo han sustituido con Francisco Calvo

  2. Juan Chenlo dice:

    He tenido la oportunidad de ver un resumen del partido entre Mexico y EL Salvador y hay que decir que varios de los goles de la Tricolor fueron con muchíiiiisima suerte, si bien hay que decir que la victoria fue justa, he estado intentando recabar información pero no acabo de entender la diferencia entre la Copa de Oro y la Coma América ¿la copa oro es solo del norte y centro y la America de todo el continente? un saludo.

  3. Santi Retortillo dice:

    @Deivid Lo desconocía. Muchas gracias. Ya me pareció raro :)

    @JuanChenlo La Copa Oro es Norteamérica, Centroamérica y el Caribe.

    La Copa América es de Sudamérica, pero este año han invitado a México y Costa Rica (que irán con combinados inferiores).

    Un saludo.
    Santi.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

2011 Gold Cup: Costa Rica y México se citan en las alturas

Los cascos y armazones de esos superhombres con algunos músculos muy sospechosos no formaron parte de la fiesta de ayer. No había pinturas de guerra sobre el rostro, al menos de forma literal. El Cowboys Stadium tuvo en 240 minutos a cuatro culturas y sentimientos distintos. Costa Rica, Cuba, México y El Salvador fueron los encargados de amenizar una tarde en Arlington (Texas). Desde las 17:00 horas, y hasta las 21:00, los americanos pudieron disfrutar de ese deporte que hace unos años lo veían como un estorbo, que no entendían cómo era posible que existiese el empate y que les incomodaba estar obligados a presenciar 45 minutos seguidos antes de poder levantarse e irse a por otro refresco y un cubo, otro más, de alitas de pollo o patatas fritas.

Empezaba la Gold Cup (Copa Oro para los hispanos). Costa Rica saltó al césped sin su máxima estrella, Bryan Ruiz. El del Twente arrastraba problemas físicos y La Volpe prefirió no arriesgarle en un choque inicial con poco aliciente frente a Cuba. Tres enfrentamientos previos en esta competición con triunfos fáciles para los ticos: 7-2 (1998), 3-0 (2003) y 3-1 (2005). El gobierno y autoridades cubanas estaban más preocupados por una posible deserción (práctica habitual de sus deportistas cuando salen de la isla) que de apoyar a los leones del Caribe en una posible hombrada en territorio comanche. Convocatoria formada netamente por jugadores de la Liga local y unas camisetas de lo menos comerciales. Números enormes estampados en el pecho (ver la imagen), pocas nociones futbolísticas y detalles del mediapunta Alain Cervantes, que se contrarrestaban oportunamente con la deficiencia defensiva de una zaga que regaló ocasiones a los centroamericanos una y otra vez.

El ejemplo más claro se vio en el 4-0, que llegó en el minuto 47 (dos después del descanso) con un robo de Costa Rica tras saque de centro de los cubanos. Acababan de endosarles el 3-0 (obra de Marco Ureña), pero no les pareció suficiente y sin que transcurriesen 60 segundos vieron como Odelín Molina recogía otro esférico de sus mallas. Fenomenal pase de Bryan Oviedo (que actuó como mediocentro saliéndose de su posición habitual de lateral izquierdo) que Mora remachó entre risas al ver otro fuera de juego mal tirado por Fernández y Márquez. 5-0 y golpe sobre la mesa.

Ricardo La Volpe puso en liza a siete de sus nueve europeos. Sólo Cristian Gamboa (Fredrikstad FK) y Bryan Ruiz (se reserva para empresas de mayor nivel) fueron los emigrantes al Viejo Continente que no saltaron al césped de Arlington. Poca historia de un envite inaugural que cerró el telón al comienzo del segundo acto con el cuarto tanto costarricense. La grada fue de menos a más gracias a que a continuación era México y El Salvador los que pasarían a ser los actores principales. Los hinchas aztecas caldearon el ambiente con sus gritos de apoyo mientras veían que Cuba sería una comparsa cuando tuvieran enfrente a los de Chepo de la Torre.

La grada de la Tricolor creía que esa superioridad de Costa Rica sobre Cuba se iba a extrapolar en su partido frente a El Salvador. El guarismo así lo dictaminó, pero el desarrollo de la obra fue totalmente opuesto. Los salvadoreños salieron respondones. Y eso que apenas sabían el nombre de un seleccionador que aterrizó en el puesto el 6 de abril. Rubén Israel, para más inri, se ausentó del cargo ocho días después de su elección y no retornó hasta el 25 de abril. Su primera, y única, prueba con los Cuscatlecos fue el 29 de mayo, una semana antes del debut en la cita de la CONCACAF.

Nadie iba a pedirle milagros al míster, pero lo cierto es que aguantaron 55 minutos teniendo un nivel óptimo y poniendo en apuros varias veces al Memo Ochoa. A partir de ahí se descosieron y México bailó al son de Guardado y Giovani dos Santos. El Chicharito (en la imagen) se unió a la fiesta con el 2-0 para deleitar a la hinchada (que lo aclamaba a niveles de decibelios increíbles) con un hat-trick que culminó con un penalti lanzado a lo Panenka. Con Cuba y El Salvador como comparsas, México y Cuba se emplazan el 12 de junio (noche del 12 al 13 en España), en un cara a cara por decidir la primera plaza.

Hoy sigue la fiesta del fútbol norteamericano, centroamericano y caribeño con la primera jornada del Grupo B. Bizarrismo en estado puro con el Jamaica-Granada (18:00, hora local, 03:00 en España) y la aparición de otra de las punteras en un interesante Honduras-Guatemala (20:00 y 05:00). Estados Unidos quiere seguir impregnándose de soccer. Aún no ha debutado la selección de las barras y estrellas, pero la Gold Cup ya no para. Todos parten desde la salida, aunque México y Costa Rica ya se citan en las alturas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>