nav-left cat-right

CAN 2013: Análisis Grupo B

Ghana

Ghana tiene una cuenta pendiente con su público. En las últimas tres ediciones, The Black Stars se quedaron a las puertas del título. Terceros en 2008 (organizaban el torneo), segundos en 2010 y cuartos en 2012. Sus tres rivales de grupo no deberían entrañar un gran peligro para Ghana, con Níger por detrás de las opciones de Mali y RD Congo de ser segundos. Así es el Grupo B: Ghana, Mali, Níger, RD Congo.

Sorprendente puesta de largo de la Copa de África ...

Dejaremos a un lado hacer comentario alguno acerca de lo acontecido en la tarde-noche del viernes, en la que tres integrantes de la expedición de Togo fallecieron en un ataque terrorista cuando se dirigían a Angola para iniciar, hoy, su participación en la Copa de África. El incidente vuelve a dejar en evidencia al fútbol africano, que pese a sus numerosos intentos para utilizar el deporte como herramienta para el progreso, han recibido un nuevo revés. La competición queda en entredicho, la seguridad no está asegurada para nadie y, por desgracia, el Mundial del próximo verano se ve salpicado directamente con este suceso. ¿Quién confía ahora en una estancia tranquila en Sudáfrica? Bien es cierto que Angola y Sudáfrica son dos países antagónicos, pero este tipo de guerrillas no tienen piedad y son capaces de actuar en cualquier momento.
Dejando a un lado esta desgracia, que deja al Grupo B con tres equipos (Burkina Faso, Ghana y Costa de Marfil), ayer echó a andar la competición y la cosa no pudo iniciarse con un partido más extraño. Lo fue que Angola se pusiera por delante (pese al apoyo del público), más aún que consiguiera una renta de 4-0, que a falta de 16 minutos dejó el choque sentenciado mientras la grada celebraba un triunfo sorprendente, y más con ese electrónico. Pero entonces llegó uno de los grandes momentos del fútbol, al menos en África, con una reacción de Mali que le llevó a empatar el partido con cuatro tantos en otras tantas ocasiones que tuvieron. Seydou Keita, en dos ocasiones (anotando el 4-3 en el minuto 93), Kanouté y Yatabaré, que igualó en el 95, fueron los héroes. Unos héroes inesperados para cualquier aficionado que desconectara del encuentro en su recta final para dedicar su tiempo a otra cosa. Lo cierto es que este empate fue una sorpresa, porque Mali está varios escalones por encima de los anfitriones, que se agarraron a su clavo (Manucho), pero que al final alegraron al público de Luanda con una exhibición hasta que Kanouté y compañía despertaron.
Para hoy tendremos dos encuentros. El Malaui-Argelia, que completa el Grupo A, y se está disputando en estos momentos. De hecho ha saltado la sorpresa y los argelinos, que hace dos meses se clasificaron al Mundial tras batir en un duelo a fuego a Egipto, van perdiendo 0-3 con Malaui tras los goles de Russel, Kafoteka y Banda con 50 minutos jugados. El pronóstico del partido estaba claramente con los argelinos, pero lo cierto es que su juego está dejando mucho que desear y ya tienen casi imposible sacar algo positivo. De esta manera, y si el encuentro concluye con este triunfo, Malaui terminaría líder la primera jornada, con Mali y Angola con un punto y los argelinos en último lugar. Pero hoy también se pone en liza el Grupo B, ese que ha quedado cojo tras la renuncia (totalmente comprensible y necesaria) de Togo, con el debut de Costa de Marfil frente a la débil Burkina Faso (ya no me fío de nadie, aunque Drogba y compañía son la selección más seria de África) a las 17:00 horas (Eurosport). La competición está arrojando muchas sorpresas, y por ello estamos ante una Copa de África apasionante.

Angola se convierte en el centro de África

Un torneo enfrascado en plena competición nunca es bien recibido, pero lo cierto es que como cada dos años, la Copa de África vuelve a ser una cita de interés general para todos los ojeadores del mundo. Ya no estamos ante unas selecciones semidesconocidas como podía ocurrir en los 80, o a equipos con una estrella a nivel mundial y diez torpes compañeros que trataban de imitar con poco arte los malabares del dios de su país. La verdad que Carlo Ancelotti, Avram Grant, Didier Deschamps o Didier Ollé-Nicolle (técnico del Niza) no estarán muy de acuerdo con esta aseveración, pero lo cierto es que la CAN 2010 va a volver a ser un torneo impresionante. Entre el 10 y el 31 de enero, Angola se convertirá en el epicentro del fútbol, de los jugadores físicos y de un público entregado en cada choque. Haciendo un balance de las principales Ligas europeas, el gran perjudicado es el fútbol francés, que pierde a 57 futbolistas (ocho el Niza, como el caso más grave), las Islas Británicas se verá afectada con 27 jugadores, mientras que Alemania tiene el dudoso honor de ocupar el tercer escalón del podio con 21 ausencias, aunque el fútbol teutón vuelve el 16 de enero, por lo que Alemania aún tiene ese consuelo.

Ya centrados en el torneo, la Copa de África consta de 16 países encuadrados en cuatro grupos de otros tanto conjuntos. En este post voy a intentar analizar el Grupo A, que cuenta con el anfitrión, Mali, Argelia y Malaui. Sin duda, Angola querrá aprovechar el factor cancha, pero le será difícil superar a Kanouté (en la imagen) y a una Argelia muy reforzada después de su pase al Mundial de Sudáfrica. 13 de los 23 convocados por el país anfitrión disputan la liga local, por lo que sus aspiraciones descienden bastante, pero aun así destacan algunos nombres como: Mantorras (Benfica), el centrocampista Zuela que viene con un mes de vacaciones tras concluir el campeonato ruso, el central Rui Marques (Leeds United) o el ariete Manucho, que después de prometer en verano anotar entre 30 y 40 goles con el Valladolid, ahora se va a echar el equipo a a su espalda para tratar de pasar de ronda. Sin duda, tener a un delantero de relumbrón en la Copa de África es sinónimo de aspirar a todo. Por ello, Eto’o, Drogba, Kanouté o Adebayor tienen la llave para llevar a sus selecciones a lo más alto si tienen dos semanas con la suerte de cara al marco de rival. Pero un 9 de talla mundial no es sinónimo de alzarse con el trofeo, y sino que se lo digan a Egipto, que lucha por ser el primer país que encadena tres torneos acabando en lo más alto.
Con un centro del campo muy rocoso, formado por Seydou Keita, Mohamed Sissoko y Mahamadou Diarra, además de los goles que aporta Kanouté, habrá que ver cómo reacciona el resto de jugadores. En los torneos africanos es imprescindible, además de un goleador, una defensa solvente que permita guardar una seguridad defensiva. Es muy usual en la Copa de África observar esperpénticas actuaciones de la retaguardia, y por ello será esencial que Mali se comporte de una forma correcta atrás para que el centro del campo y Kanouté traten de ganar los partidos. Una de las sensaciones del torneo puede ser Argelia, que llega en un momento dulce y querrá utilizar esta Copa de África, además de para tratar de ganarlo, para prepararse duramente de cara al Mundial de Sudáfrica. Los argelinos confían en Rafik Saifi, Karim Matmour, además de la calidad en la medular de Karim Ziani (en la imagen) y Mourad Meghni. Mientras que Nadir Belhadj (Portsmouth), Bougherra (Glasgow Rangers), Yahia (Bochum), Halliche (Nacional de Madeira) y Mansouri (Lorient) se disputarán la línea defensiva. Por último, y para cerrar el Grupo A, tenemos a Malaui, que es la Cenicienta del grupo, pero que sin duda querrán dar más de un disgusto. Lo cierto es que la convocatoria de Malaui está llena de desconocidos, ya que 21 de los 23 citados juegan en Ligas africanas. Sólo el delantero Russell Mwafulirwa (que juega en el Norrkoping sueco) y el defensa Kanyeda (que acaba de concluir el campeonato de Segunda División ruso con el F.C. Kamaz) son los únicos emigrantes al Viejo Continente.
Las apuestas están abiertas, pero lo cierto es que Mali y Argelia tiene todas las papeletas para hacerse con el pase a los cuartos de final, aunque es posible que Angola, sobre todo comienza el torneo con victoria, pueda colarse en las eliminatorias y destronar a los de Kanouté o a los recientes mundialistas. Mientras, Malaui lo tendrá muy complicado para poder puntuar, así que está participación debe servir para formarse como bloque y seguir luchando en las fases clasificatorias por hacerse un hueco en sucesivos campeonatos.