nav-left cat-right

AFC Champions League 2011: Asia busca un nuevo rey

El pasado 13 de noviembre, el Seongnam Ilhwa Chunma se alzaba con la AFC Champions League ante el Zob Ahan iraní en el National Olympic Stadium de Tokio. Ese 3-1 de los surcoreanos sirvió para coronar a una escuadra con la seguridad Jung Sung-Ryong, el mando de Saša Ognenovski, la fantasía de Mauricio Molina o el trabajo de unas bandas incansables y muy sacrificadas.
Avatares del destino, el Seongnam Ilhwa no estará en la fase de grupos que hoy se inicia de la máxima competición continental. Así lo dictamina la AFC (Confederación Asiática de Fútbol), que el campeón no tiene puesto para la edición siguiente. Al no lograr una de las tres plazas que la K-League otorga para el torneo, el meta Sung-Ryong (Suwon Bluewings) o Mao Molina (FC Seoul) han cambiado de destino para poder seguir aspirando a lo máximo en Asia.
El fuego se abre a las 07:00 horas (CET), con el Jeju United (KOR) – Tianjiu Teda (CHN), pero ese choque es sólo el inicio de una carrera que tiene como meta el 4 o 5 de noviembre en una final que tendrá una peculiaridad respecto a años anteriores. Se pasará del campo neutral de 2009 y 2010 a la elección del estadio de uno de los dos finalistas mediante sorteo. Una medida que hará que la AFC Champions League se asegure el lleno absoluto, pero que quizás impida que los aficionados del otro conjunto puedan viajar en la medida que querrían.
Lo que no cambia es la disposición de cuatro grupos del este y otros tantos del oeste. Para que haya una mayor cobertura en cada zona asiática, en las jornadas se disputarán cuatro grupos los martes y los mismos los miércoles, con dos del este y otra pareja del oeste.
En sucesivos post analizaremos cada uno de los grupos de esta AFC Champions League, pero lo importante es que en unas horas se inicia la mayor competición asiática de clubes y todos aspiran a suceder a un Seongnam Ilhwa Chunma que no participa en esta carrera.
Y si nos atenemos a los últimos mercados de invierno, Asia es otra de las cunas del fútbol europeo. De contadas excepciones se ha pasado a nutrir al Viejo Continente con un gran número de traspasos. Por ello, estamos ante la búsqueda de un nuevo rey en lo global, pero es una certeza que saldrán muchos nombres propios que pronto tendremos en las Ligas más importantes.

AFC Champions League 2011: Asia busca un nuevo rey

El pasado 13 de noviembre, el Seongnam Ilhwa Chunma se alzaba con la AFC Champions League ante el Zob Ahan iraní en el National Olympic Stadium de Tokio. Ese 3-1 de los surcoreanos sirvió para coronar a una escuadra con la seguridad Jung Sung-Ryong, el mando de Saša Ognenovski, la fantasía de Mauricio Molina o el trabajo de unas bandas incansables y muy sacrificadas.
Avatares del destino, el Seongnam Ilhwa no estará en la fase de grupos que hoy se inicia de la máxima competición continental. Así lo dictamina la AFC (Confederación Asiática de Fútbol), que el campeón no tiene puesto para la edición siguiente. Al no lograr una de las tres plazas que la K-League otorga para el torneo, el meta Sung-Ryong (Suwon Bluewings) o Mao Molina (FC Seoul) han cambiado de destino para poder seguir aspirando a lo máximo en Asia.
El fuego se abre a las 07:00 horas (CET), con el Jeju United (KOR) – Tianjiu Teda (CHN), pero ese choque es sólo el inicio de una carrera que tiene como meta el 4 o 5 de noviembre en una final que tendrá una peculiaridad respecto a años anteriores. Se pasará del campo neutral de 2009 y 2010 a la elección del estadio de uno de los dos finalistas mediante sorteo. Una medida que hará que la AFC Champions League se asegure el lleno absoluto, pero que quizás impida que los aficionados del otro conjunto puedan viajar en la medida que querrían.
Lo que no cambia es la disposición de cuatro grupos del este y otros tantos del oeste. Para que haya una mayor cobertura en cada zona asiática, en las jornadas se disputarán cuatro grupos los martes y los mismos los miércoles, con dos del este y otra pareja del oeste.
En sucesivos post analizaremos cada uno de los grupos de esta AFC Champions League, pero lo importante es que en unas horas se inicia la mayor competición asiática de clubes y todos aspiran a suceder a un Seongnam Ilhwa Chunma que no participa en esta carrera.
Y si nos atenemos a los últimos mercados de invierno, Asia es otra de las cunas del fútbol europeo. De contadas excepciones se ha pasado a nutrir al Viejo Continente con un gran número de traspasos. Por ello, estamos ante la búsqueda de un nuevo rey en lo global, pero es una certeza que saldrán muchos nombres propios que pronto tendremos en las Ligas más importantes.

Saša Ognenovski: La paciencia tiene premio

Si tu mayor logro en el fútbol europeo es jugar dos encuentros en el modestísimo Panachaiki GE, la verdad que nadie iba a pensar que pasarías a la historia el día menos pensado. El club heleno militaba en 2003 en la Superleague, pero concluyó una temporada nefasta con sólo nueve puntos. En ese mercado invernal, el conjunto de Patras trató a la desesperada de agarrarse a un clavo ardiendo, pero no tuvo efecto. Saša Ognenovski fue contratado a sus 23 años, pero participó únicamente en cuatro envites y nada pudo hacer en un club que olía a descenso por los cuatro costados.

El central nació en Melbourne, el 3 de abril de 1979, pero su origen es macedonio-montenegrino. Su padre es de origen macedonio, mientras que su madre es montenegrina. Curiosa combinación. Lo cierto es que siempre tuvo muy presente a Macedonia n su carrera. No en vano, su club de inicio fue el Preston Lions FC, que es una escuadra fundada en 1947 por los inmigrantes macedonios que se agolpaban en Preston, un suburbio del norte de Melbourne. Con estos ingredientes, Ognenovski siempre respiró al país de su padre.

Por ello, a mediados de enero de 2009 saltó la noticia de que Ognenovski aceptaba ponerse la camiseta de Macedonia para ayudar a los europeos formando parte de un puesto en la defensa. El interés surgió tras ser nombrado segundo mejor jugador de Macedonia en 2008, sólo por detrás de Goran Pandev. Entonces, la Federación Macedonia de Fútbol vio que los medios presionaban para que el espigado central (1.95) del Adelaide United fuese convocado con el combinado dirigido por Srečko Katanec. La fecha de su bautismo iba a ser el 11 de febrero en la localidad turca de Antalya en el amistoso frente a Moldavia. Ognenovski tenía ante sí la posibilidad de debutar con Macedonia, pero este sueño nunca llegó a cumplirse porque no saltó al campo por problemas con su elegibilidad por parte de los balcánicos. Pero la verdad es que el defensa ya había sido rechazado por otra nación. Este hecho se produjo cuando Australia no le llamó para los Asian Cup Qualifiers de cara a enero de 2011. Ognenovski se enfadó ante esta situación y su respuesta fue clara, aunque quizás con algo de rencor, Saša manifestó su intención de lucir la camiseta amarilla de Macedonia en vez de la australiana.

Con estas dos negativas, y su única participación en Europa en el modestísimo Panachaiki, la carrera del altísimo central estaba abocada a ser recordada por sus desgracias antes que por algún tipo de logro. Pero en febrero de 2009, un mes después de todo el lío con su no debut con Macedonia, el Seongnam Ilhwa Chunma se hizo con sus servicios cuando estaba a dos meses de cumplir los 30 años. En cuanto aterrizó en la K-League, Ognenovski se convirtió en pieza fundamental de la defensa surcoreana. Parecía que las cosas empezaban a sonreírle, a pesar de que fuera con 30 primaveras y sin haber sido internacional.

Tras 13 años en la profesión, Ognenovski recogió las primeras alegrías en este último año. Además de asentarse en el Seongnam Ilhwa, el pasado 13 de noviembre pudo alzar los brazos al conseguir su primer título en su carrera. Hasta ahora, el australiano-macedonio no había tenido nada de fortuna, pero Tokyo fue sede de la consecución del Seongnam Ilhwa Chunma de la AFC Champions League ante el Zob Ahan iraní. Y nuestro protagonista no tuvo que lamentar una lesión, ni siquiera tenerse que retirar del National Olympic Stadium con lágrimas de derrota, Ognenovski por fin venció. El central convirtió el 1-0 a los 29 minutos de juego tras un barullo en el área en una jugada a balón parado. No se creía que fuese el protagonista positivo de alguna historia, ya que hasta ahora siempre era la cruz de toda anécdota. Con su 1.95 metros cuajó un partido inmenso y el Seongnam Ilhwa se coronaba como rey de Asia, mientras que Ognenovski fue seleccionado como el MVP de la AFC Champions League, y días después le nombraron como el AFC Asian Footballer of the Year. En resumen, que Saša Ognenovski se convertía en el mejor jugador asiático del año, el más destacado de la máxima competición continental y, además, recibió la llamada de Holger Osieck para disputar el amistoso de Australia frente a Egipto.

No sabemos si el central tenía todavía en la cabeza esos problemas que le surgieron con Macedonia en su día y que le impidieron debutar como internacional. Esta vez la suerte había cambiado y Ognenovski ya no era sinónimo de desgracia, sino que llegaba con su primer título a las espaldas, además de las menciones individuales de crítica y público. Fue titular en El Cairo, Australia cayó por 3-0, pero el de Melbourne ya podía añadir otro logro a su tardío currículum de éxitos. En cinco días había logrado la AFC Champions League (sábado) y debutar con los socceroos (miércoles). Esos 66 minutos sobre el césped cerraban su círculo de la desgracia y abría una autopista de éxitos a pesar de contar ya con 31 años.

La pena es que no ha podido redondear la mejor temporada de su vida con el título de la K-League, de la que fueron eliminados por el Jeonbuk Hyundai Motors en la Second Round por un ajustado 1-0. Eso sí, Ognenovski no participó en el choque disputado el pasado 24 de noviembre por lesión, y su último partido de la temporada se remonta a tres días antes, donde hizo un gol en la victoria por 1-3 contra el Ulsan Hyundai. Así que Saša Ognenovski saldó su comparecencia final en la K-League 2010 con la celebración de un tanto.

El próximo reto del enorme central es afrontar la AFC Asian Cup del próximo mes de enero (del 7 al 29) en Qatar. En un grupo con Corea del Sur, India y Bahrein, los socceroos lucharán por mejorar la imagen que dejaron en su primera participación en el torneo continental. En 2007, en la múltiple sede de Indonesia, Malasia, Tailandia y Vietnam, la selección australiana, sin Ognenovski en sus filas, fue eliminada en los cuartos de final a manos de Japón en los penaltis. Ahora las cosas han cambiado. Ha llegado Saša Ognenovski, la referencia futbolística en Asia a nivel de clubes y de forma individual para demostrar que la paciencia y el trabajo es la mejor herramienta para superar todas las adversidades de una carrera llena de contratiempos.

Seongnam Ilhwa – Zob Ahan: El cetro asiático en ju...

El cara o cruz de la AFC Champions League (I de II...

Una vez concluida la fase de grupos de la Champions Asiática comienza lo bueno. Hoy comienzan los octavos de final. Y por si este aliciente supiese a poco, el máximo trofeo continental cuenta con el formato del Knock Out en los octavos de final. Nada de especular en el encuentro de ida y tratar de resolver en el de vuelta, ya que aquí estamos ante 90 minutos (o 120 en su defecto) de emoción en los que prolongar su año en la Champions o echar por tierra los seis partidos anteriores de la Fase de Grupos. Otra cosa será en los cuartos y en las semifinales.

El formato es muy sencillo. Los ocho campeones de la Primera Fase cuentan con la ventaja de disputar los octavos de final en su estadio, merecido por su buen hacer en el primer tramo del torneo. Y este año la tónica ha sido la de la igualdad. Sólo hace falta mirar a la última edición de la AFC Champions League, cuando tres equipos de Arabia Saudí y otros tantos de Japón fueron campeones de sus grupos, mientras el Persepolis (Irán) y el Pohang Steelers surcoreano, a la postre campeón fueron los únicos clubes capaces de colarse en esa hegemonía de los conjuntos saudíes y japoneses.

Y este año la cosa ha sido muy distinta, ya que los países con más campeones de grupo han sido Corea del Sur (Suwon Bluewings y Seongnam Ilhwa) y Arabia Saudí (Al Shabab y Al Hilal), mientras que los otros cuatro equipos que disfrutarán de disputar los octavos de final en su cancha son el Al Gharafa (Qatar), el Kashima Antlers (Japón), el Zob Ahan (Irán) y el Adelaide United aussie, que tratará de repetir el éxito de 2008 cuando llegaron hasta la final, donde cayeron con el Gamba Osaka japonés.

Centrándonos ya en los ocho encuentros, hoy se disputan la mitad, mientras que mañana se completarán los octavos de final. Tanto el Seongnam Ilhwa como el Suwon Bluewings, los conjuntos coreanos, tendrán el factor campo ante el Gamba Osaka japonés y el Beijing Guoan chino. El Seongnam concluyó su grupo con cinco victorias y una victoria para sumar 15 puntos. Entre sus estrellas destacan el medio internacional colombiano Mauricio Molina, que a sus 30 años busca hacerse un nombre en el fútbol asiático. En su día, Mao, como se le conoce en su nuevo país, formó parte del combinado colombiano que se llevó la Copa América de 2001, y ahora es una de las estrellas de esta AFC Champions League. Junto a él, está el también centrocampista Fabricio Souza que es un fijo para el técnico Shin Tae-Yong. Las otras dos adquisiciones extranjeras de las que dispone el Seongnam también son indiscutibles, como son los casos del defensa macedonio Ognevoski y el delantero montenegrino Dženan Radončić, que tras tener poco protagonismo en la Liga Serbia, decidió en 2004 dar el salto a Asia, y tras pasar cuatro campañas en el Incheon United surcoreano, en enero de 2009 fichó por su actual club. Por su parte, el rival que hoy tendrá enfrente es el Gamba Osaka, que perdió el liderato del Grupo G en la última jornada tras lograr un empate y que el Suwon Samsung Bluewings se hiciera con los tres puntos y acabara como líder. El Gamba Osaka cuenta con el séptimo goleador del campeonato, Shoki Hirai (cuatro dianas), pero que no ha jugado los últimos dos encuentros de la fase de grupos, y sus goles ahora los tendrá que hacer el brasileño Lucas Severino.

El resto de encuentros de hoy son el Suwon Bluewings (que cuenta con el máximo goleador de la competición, José Mota, un potente delantero brasileño que ha llegado este año a préstamo por el Molde FK noruego) contra el Beijing Guoan, el Al-Shabab (Arabia Saudí) frente al Esteghlal (Irán) y un interesantísimo Al-Gharafa qatarí que se ve las caras con el Pakhtakor uzbeco que busca dar la campanada. El Pakhtakor lo tiene muy complicado, además de por jugar a domicilio porque tendrá enfrente a dos jugadores por encima de la media, como Juninho Pernambucano y Araújo, que suma cuatro tantos en sus seis encuentros disputados. Por ello, los uzbecos tendrán que multiplicarse y dar el máximo ante uno de los candidatos a llevarse esta AFC Champions League.