nav-left cat-right

Flashes de la jornada (22-24 de julio)

Uruguay: Los charrúas se alzaron ayer con la Copa América, convirtiéndose en el país de Sudamérica dominador de su torneo. Con el título conseguido ayer ya son 15, y superan a Argentina, que se queda con 14. Desde 1995, Uruguay no celebraba su reinado continental. Ayer apareció Forlán, que unido al gran partido de Luis Suárez, fueron dos piezas suficientes para derrotar a Paraguay. Tabárez ha sido el profesor que ha elaborado esta obra. Y pese al contratiempo de Cavani, la Celeste supo imponerse a Argentina en cuartos, mientras que en las semifinales y en el choque ante los guaraníes saldaron los 180 minutos con un 5-0 de global.

Schalke 04: El cuadro de Ralf Rangnick venció al Borussia Dortmund en los penaltis y consiguió DFL-Supercup por primera vez en su historia tras dos intentonas en 1940 y 2010. El partido se marchó a la decisión desde el punto fatídico y el Schalke 04 no falló anotando sus cuatro lanzamientos. Los errores de Großkreutz y Perišić implicaron que los campeones ligueros no pudiesen empezar con éxito una nueva temporada en Alemania.

Neuchâtel Xamax: Los helvéticos acumulan dos derrotas en dos jornadas y su díscolo propietario, el checheno Bugat Chagaev, tomó la decisión de cesar a Sonny Anderson (entrenador encubierto del club) y todo su cuerpo técnico. Tras caer frente al Basel por 2-0 (lógico resultado), el equipo de David Navarro y Víctor Sánchez se quedan sin preparador, así como sin Galatto, que fue despedido después de perder en el choque de apertura de la Axpo Super League por 0-3 ante el FC Luzern. Sin duda, las cosas empiezan mal para un Neuchâtel que aspiraba a ser la alternativa a Basel, Zürich y Young Boys. La figura de Chagaev no parece que ejemplifique la tranquilidad y estabilidad para el club de Xamax, que tiembla cada vez que el checheno abre la boca.

Heart of Midlothian: El equipo de Edimburgo dio la sorpresa en el primer partido de la Scottish Premier League al empatar en el Ibrox Stadium 1-1 frente al Rangers FC. David Obua silenció a Glasgow a los 16 minutos, pero la mala puntería de los locales, la fortuna y algunas paradas de nivel de Kello hicieron imposible la remontada. Los de McCoist, que debutaba como primer técnico tras ser el ayudante de Walter Smith, se tuvieron que conformar con un punto. Naismith marcó en el minuto 58. Juanma Ortiz fue titular, teniendo un debut notable. Por su parte, el Celtic FC no falló a domicilio frente al Hibernian y ya saca dos puntos a su eterno rival en un campeonato que se decide por detalles.

Shakhtar Donetsk: Los de Lucescu mantienen el liderato en la Ukrainian Premier League después de remontar un choque que se le complicó mucho frente al FC Karpaty Lviv, que se adelantó en la primera mitad gracias al tanto de Danilo Avelar, que tras su breve paso por el Schalke 04 retornó a Ucrania y es un fijo en la medular del cuadro de Lviv. El Shakhtar remontó en la segunda mitad con dianas de Willian y Alex Teixeira, que a falta de 21 minutos para la conclusión certificó la victoria y el liderato tras tres jornadas disputadas.

FK Skendija 79: Los de la ciudad de Tetovo se convirtieron ayer en el primer campeón de la Macedonian Super Cup venciendo 2-1 al FK Metalurg Skopje. Se adelantaron de penalti a los seis minutos por medio de Mustafi y la sentencia se hizo esperar. Los actuales campeones ligueros zanjaron el encuentro en el minuto 84 por medio de Sali. El Metalurg maquilló el resultado tres después. De esta manera, el FK Skendija 79, ya eliminado en la UEFA Champions League, pasan a la historia por ser los primeros en inscribir su nombre en el nuevo torneo que se disputa desde este año en Macedonia.

Mjällby AIF: El penúltimo clasificado de la Allsvenskan se dio un festival de goles que permitió a su afición olvidar durante 90 minutos que tras 18 jornadas siguen en puestos de descenso. A falta de 12 partidos para que se cierre el curso futbolístico en Suecia, el cuadro que dirige Peter Swärdh venció 5-1 al Gefle IF (séptimo) y se quedan a un punto de la promoción y dos de la salvación directa. El portero del Mjällby es Mattias Asper, antiguo meta de la Real Sociedad.

República Popular China: El país más poblado del mundo inició su carrera hacia la FIFA World Cup de 2014 en Brasil de una forma muy controvertida. Se enfrentaron a Laos (que en la Primera Ronda remontaron el 4-2 con el que recibieron a Camboya en la vuelta. 4-2 en los 90 minutos y 6-2 tras la prórroga), que se adelantó a los cuatro minutos y pusieron el 0-2 con media hora de juego disputada. Yang Xu puso el 1-2 en el descuento, pero el vendaval surgió en los segundos 45 minutos con seis dianas más de China. Hat-trick de Yang Xu y dobletes de Chen Tao y Hao Junmin (antiguo jugador del Schalke 04). Finalmente los 13.500 espectadores del Tuodong Stadium (para un aforo de 40.000) celebraron un abultado 7-2 con el que se aseguran el pase a la Tercera Ronda (penúltima antes de certificar el pase a Brasil 2014), a expensas del trámite del choque de vuelta en Laos.

Honores a los semifinalistas

La eliminación la noche del sábado de Argentina y Colombia provocó que se empezase a hablar de las sorpresas que ha deparado esta Copa América 2011. Ayer, la despedida de Brasil y Chile alimentó esta teoría. El problema es que el prisma desde el que se está analizando es el equivocado. Todos se centran en los vencidos, y pocos están reconociendo el trabajo de los vencedores. Recuerdo ver la Kirin Cup, torneo que organiza Japón con el formato de triangular. Se disputó entre el 1 y el 7 de junio con la selección local, República Checa y Perú. Tres partidos, cero goles y la posible sensación de cuatro horas y media perdidas delante del ordenador.

Todo lo contrario. La cita nipona me ayudó a descubrir a algunos futbolistas que los conocía de resúmenes, de lecturas a especialistas o, sinceramente, que no sabía de su existencia. Me centré especialmente en Perú, que andaba preparando la cita sudamericana. Gracias a los consejos de Alejandro Muñoz, especialista en fútbol de la CONCACAF y CONMEBOL (y que tras muchos años de trabajo ha encontrado su recompensa en como ojeador del Novara Calcio), fui descubriendo a muchos hombres que Markarián eligió para calibrar su potencial antes de dar la citación definitiva.

Yotún (me encandiló), Advíncula, Balbín o Cruzado se hicieron habituales para mí en los dos empates a cero ante Japón y los checos. Debo reconocer que su triunfo ante Colombia me produjo especial satisfacción por ese idilio que tuve con ellos en la Kirin Cup. Las portadas y referencias se han ido a la eliminación de los cafeteros, así como el adiós de Argentina, Brasil y la Chile de Borghi, pero las cuatro sorpresas en el mata-mata te reconcilian con esa sensación de ver las enormes diferencias entre clubes. El equipo nacional es otra historia. Sentirte representante de tu país espolea a futbolistas que durante el año apenas tienen protagonismo. Véase, José Paolo Guerrero: ocho partidos ligueros en dos años en el Hamburger SV. Eso sí, convirtiendo cuatro dianas.

Junto a Bolivia y los sucedáneos de México y Costa Rica, Perú llegaba a Argentina como una de las cenicientas del certamen. A base del rigor de Markarián desde el banquillo, la garra de sus futbolistas y las dosis de calidad de los líderes (Vargas y Guerrero), la Rojiblanca se ha colado en semifinales para jugar con descaro ante Uruguay. La clasificación de los charrúas es la que menos me sorprendió personalmente. Equipo que olvida la medular, pero que con una defensa y una medular aguerrida, así como la calidad en ataque ha encontrado una combinación perfecta con Tabárez como profesor. En el partido frente Argentina, Palito Pereira jugó un papel vital siendo el nexo entre Arévalo Ríos y Diego Pérez (hasta que lo expulsaron) y Luis Suárez y Forlán. La Celeste y Perú se medirán en la primera semifinales la noche del martes al miércoles (02:45 CET) en el Estadio Ciudad de La Plata por un puesto en la gran final.

Lo de Paraguay también es para escribir un libro. Gerardo Tata Martino se está erigiendo como un técnico que tiene cuerda para rato y que, en menor medida que Marcelo Bielsa (por ahora), sería interesantísimo verlo en el Viejo Continente. Plantearon un envite serio desde su faceta defensiva. De nuevo con la defensa de cinco y echando piropos al reloj para que corriese más de la cuenta. Su primer tiro a puerta llegó en los instantes finales de la prórroga tras un centro de Estigarribia que Valdez cruzó en demasía y se marchó rozando el poste de Júlio César. Ya en los penaltis, la templanza y la fortuna jugaron del lado guaraní para asegurarse un 2-0 tras cuatro lanzamientos brasileños y tres de los de Martino.

Su rival será Venezuela (miércoles a jueves, 02:45 CET en el Estadio Malvinas Argentinas, en Mendoza), que por momentos se sintió acosada tras el grandísimo remate de Chupete Suazo, pero a falta de diez minutos apareció Cichero para hacer el 1-2. Con Rondón en el banquillo, César Farías apostó por Maldonado y Miku, aunque el del Málaga salió mediada la segunda mitad. La Vinotinto confirmó el fin de semana de las sorpresas. Cayeron los favoritos, pero debe prevalecer que Perú, Uruguay, Paraguay y Venezuela siguen al frente tras ser (en algunos casos) subestimados por la crítica. Por cosas así te reconcilias con el fútbol. Incluso en un torneo con un nivel tan discutible como esta Copa América 2011. Y sí, esa Kirin Cup sirvió de mucho.

Holanda se volverá a quedar a las puertas

Con un centro del campo romo, una defensa dubitativa y Van Persie en un estado de forma deplorable, Holanda se volverá a quedar a las puertas del cetro mundial. Como en 1974 y 1978. Aunque en esas ocasiones desplegaron un fútbol de fantasía, una escuela que ha sentado cátedra y que siempre es y será recordada como un ejemplo perfecto de una generación maravillosa que se quedó a las puertas del éxito. Nunca es bueno decir las cosas en caliente, ni tampoco adelantarse a los acontecimientos, pero todo lo que sea ver a Gio van Bronckhorst levantar el Mundial el próximo domingo sería una injusticia. Alemania y España son infinitamente superiores al cuadro neerlandés.

El combinado de Bert van Marwijk acumula varias individualidades exquisitas, pero como equipo no divierten a nadie. No vale el pleno de ocho triunfos consecutivos en la fase de clasificación, ya que sus rivales fueron Noruega, Islandia, Escocia y Macedonia, ni los cinco en Sudáfrica. Sólo se apreció un atisbo de la Naranja Mecánica en la segunda parte ante Brasil, aunque los de Dunga perdieron porque se durmieron tras la reanudación. Ayer, frente a Uruguay, Holanda no mereció ganar. Lo más justo habría sido llegar a la tanda de penaltis. El partido fue un cúmulo de imprecisiones entre dos medulares llenas de errores en la creación. De hecho, los europeos preferían subir la pelota por el carril del veterano Van Bronckhorst antes de dársela a De Zeeuw o Van Bommel. Sneijder tuvo que bajar a recibir la pelota, pero al no ser su zona de acción, el mediapunta del Inter perdía muchos enteros de su calidad.

El segundo gol se produjo en fuera de juego. Mientras Sneijder lo celebraba, Van Persie resoplaba mirando de reojo al linier, que se equivocó al conceder el tanto debido a que el del Arsenal hizo intención de tocar la pelota. El tercero, que parecía la sentencia, fue un cabezazo soberbio de Arjen Robben, que picó la pelota alojándola sobre el poste derecho de Muslera haciendo imposible el intento de parada. Holanda pasó a la final. Lo hizo apurada, ya que Uruguay acortó con el 2-3 del Mono Pereira, y la tuvo en la última jugada, aunque los nervios atenazaron las piernas de los celestes.

La dupla formada por Joris Mathijsen y John Heitinga no tiene ni de cerca la calidad del tándem Puyol-Piqué. Los laterales son de un nivel aprobado, Van Bommel y De Jong no tienen capacidad para engarzar una jugada de ataque con dos pases bien dados. Todo queda para los cuatro hombres de arriba. Dirk Kuyt es incansable, se sacrifica los 90 minutos. Está cuajando un gran Mundial, pero realiza más esfuerzo que la recompensa que recoge. Robben y Sneijder son las dos armas de Van Marwijk. Las piernas a las que acudir en caso de apuro. Las vías de escape de un combinado Oranje con un 9 que no está en su momento. Robin van Persie deambula por el campo. Algunos dirán que Fernando Torres está haciendo lo mismo en España. Cierto. Pero The Kid cuenta con una pólvora que el del Arsenal desconoce. Y caso aparte es el festival Van Bommel. Posiblemente el jugador de la actualidad con más mala uva y peores intenciones que hay. Siempre va a hacer daño, lo conscientemente y, además, suele adornar sus patadas con simulaciones para confundir al árbitro.

Nadie puede echarles nada en cara. Son finalistas de un Mundial. Aunque la verdad es que de una cita de Sudáfrica con un pobre nivel futbolístico. Del torneo de este verano nos quedaremos con el momento de Villa, la posesión de balón de España, la lucha y el orden de Uruguay y Paraguay, aunque en menor medida, y la regeneración de la Alemania de Joachim Löw (que no engañen el 4-1 a Inglaterra y el 4-0 a Argentina, porque tuvieron opciones de perder ambas eliminatorias).

No tengo ningún tipo de duda que sea España o Alemania quien acceda a la final, Holanda se volverá a quedar a las puertas. Puede ser que el fútbol les deba una a los tulipanes, pero si no aprovecharon su oportunidad ahora va a ser difícil que lo consigan. Holanda será subcampeona del mundo por tercera vez. En esta ocasión, por merecimiento propio.

El todo o nada

Normalmente se suele decir que un Mundial empieza en la fase de eliminatorias. Lo cierto es que esta edición que se disputa en Sudáfrica no concuerda con esta aseveración. Desde el mismo 11 de junio todas las selecciones han tenido que estar al 100% sobre el campo, ya que de lo contrario se han llevado un susto o un revolcón en toda regla.

En la primera jornada de la fase de grupos fueron hasta cuatro candidatas al título (Francia, más por nombre que por juego, Inglaterra, Italia y España) las que se dieron cuenta de que estos tres partidos iniciales no iban a ser un camino de rosas. En este sentido, tanto Francia como Italia se vieron favorecidas por la igualada en el otro encuentro de su grupo, mientras que Inglaterra comenzaba dos puntos por detrás de Eslovenia y España con cero puntos dando ventaja a suizos y chilenos.

Los partidos iniciales fueron aburridos, con pocos goles y con un juego rácano. ¿La excusa? El miedo a perder, la obligación a no iniciar con mal pie el paso por Sudáfrica y asegurarse un puesto en los octavos de final. Pero la tónica de la segunda jornada fue similar. Muchas sorpresas. Francia cayó frente a México y dependía de terceros para clasificarse, Inglaterra no paso del 0-0 contra una Argelia indolente que obligaba a los pross a vencer en el partido final y esperar para ver si eran primeros o segundos, Alemania echó por tierra la gran imagen que mostró ante Australia y se la tenía que jugar con Ghana para liderar el grupo, mientras que Italia seguía a lo suyo y protagonizó uno de los mayores ridículos de la historia de los Mundiales frente a Nueva Zelanda.

Y con muchos percances, varias sorpresas y la regularidad en el marcador de Argentina, Holanda y Brasil se llegó a la última jornada. La hora de la verdad. Se adelantaba el cara o cruz, ya que muchas selecciones no habían hecho los deberes e iniciaban su todo o nada en dieciseisavos de final. Francia fue la primera en caer. Se preveía antes de Mundial, pero mucho más con las tensiones del vestuario: Anelka insultando a Domenech, la Federación Francesa de Fútbol echándolo de la concentración y los jugadores plantándose frente a Domenech. ¿Qué iba a pasar frente a Sudáfrica? Lo normal. Derrota y para casa con un punto. Cambio de ciclo y ahora Laurent Blanc tiene que apagar el fuego y reconstruir de las cenizas a los bleus.

Argentina redondeó su grupo con otro triunfo. Nueve puntos para los de Maradona y una inyección de moral para un grupo débil en algunos aspectos, pero el más fuerte en lo mental. Alemania hizo de Alemania y pasó ante Ghana. Un gol de Mesut Özil dio el triunfo a la Mannschaft y la primera posición, con la salvedad de que el liderato les obligaba a vérselas con Inglaterra. Los de Fabio Capello obtuvieron un rácano 1-0 (también en juego) contra Eslovenia, pero el goal average les dejaba por detrás de Estados Unidos en el Grupo C.

Y llegaba el turno de Italia. El mundo del fútbol conoce cómo se las gastan los transalpinos. Siempre juegan mal, pero llegan a las rondas finales. Parecía que en esta ocasión les iba a servir lo mismo. Un empate les metía en octavos de final, y allí ya se sabe que es el terreno de los de Lippi, porque se crecen y lo ocurrido con anterioridad ya no importa. Pero esta vez la historia no se repitió. Italia cayó por 3-2 frente a Eslovaquia y tuvieron que volcarse con todo en la recta final del encuentro, en lo que fue un terreno jamás explorado por los actuales campeones del mundo. El resultado fue desastroso. Una vergüenza (como señalaron todos los diarios italianos) que se prolongó tres partidos y que se saldó con dos empates y la derrota final contra el conjunto liderado por Marek Hamsik. Era la primera vez que los italianos se marchaban a las primeras de cambio desde el Mundial de 1974. El país clamó durante los meses previos al Mundial por la convocatoria de hombres como Cassano, Miccoli, Balotelli o Francesco Totti. Pero Marcello Lippi desoyó al pueblo y prefirió tirar con sus hombres, como siempre ha hecho en su etapa como técnico. Y esta vez le salió mal.

La tranquilidad siguió en el seno de la orange, que concluyó con nueve puntos y la recuperación de Arjen Robben, mientras que Brasil y Portugal igualaron en un soso encuentro ayer que sólo se vio salpicado por algunas duras acciones en la medular y las escasas llegadas de Luis Fabiano, Cristiano Ronaldo o Raul Meireles. Y en último lugar entró en escena España. Tenía un duelo complicado ante Chile, pero tras unos primeros instantes dubitativos se repusieron y anotaron dos goles, que añadidos a la expulsión de Estrada, ponían en franquía la primera plaza, ya que Suiza no supo hacer los deberes con Honduras.

Hoy comienza por fin el cara o cruz. Esos partidos de 90 minutos que pueden verse prolongados media hora más, así como una tanda de penaltis frenética. Se abre el fuego con el concurso de cuatro candidatos outsiders, de un grupo de selecciones que buscan ser la revelación, ya que el mejor de ellos (Uruguay, Corea del Sur, Estados Unidos y Ghana) estará en semifinales para vérselas, presumiblemente, ante Holanda o Brasil. Por ello, necesitan concentración plena y mucho acierto para colarse en la antesala de la final.

A las 16:00 horas (GMT+1) se enfrentan en el Port Elizabeth Stadium Uruguay y Corea del Sur. Los de Tabárez han ido de menos a más en este Mundial, al contrario que los asiáticos (sufrieron hasta el último momento con Nigeria). Se presenta un partido muy abierto. Los charrúas quieren volver a unos cuartos de final que no pisan desde 1966 en Inglaterra. Han cambiado su esquema. Diego Forlán hace de enganche, mientras que la punta queda para Edinson Cavani y Luis Suárez. Enfrente, Corea del Sur, que no sólo fía su ataque en Park Ji-Sung, sino que cuenta con Lee Chung-Yong, el jugador del Bolton Wanderers en el otro costado, y Park Chu-Young en la punta como acompañante de Lee Keun-Ho, dos compatriotas que se baten el cobre en la Ligue 1 con el Monaco y el Paris Saint Germain respectivamente. Veremos cómo sale el encuentro, pero se prevé un inicio de mucho respeto y quizás haya que esperar al último tramo del encuentro para que los equipos se abran y lleguen los goles.

Y a las 20:30 horas (GMT+1), Estados Unidos y Ghana buscarán acompañar a Uruguay o Corea del Sur en los cuartos de final. Los de Bob Bradley llegan con la moral por las nubes después de su clasificación en el último minuto gracias a su estrella Landon Donovan (en la imagen) en un complicado duelo frente a una Argelia muy aguerrida defensivamente. Y su rival, Ghana, también pasó con algo de “fortuna”, ya que Serbia cayó incomprensiblemente contra Australia y le dejó en franquía la clasificación pese a su derrota contra Alemania. Los africanos son el único representante del continente negro en la segunda fase, así que se juegan algo más que su orgullo personal. Todo un pueblo está detrás y no dudarán en apoyarles desde la grada. El ataque de Rajevac se conforma por tres hombres (Tagoe, Ayew y Asamoah Gyan), que tendrán que emplearse al 100% con la defensa americana. Otro choque muy abierto, con alternativas para ambos y de resultado incierto. El Mundial llega a su fase decisiva, aunque se adelantó para muchas selecciones, pero ahora sí que estamos ante un todo o nada.

Resumen del día en Sudáfrica (11/06)

Se abrió el fuego en Sudáfrica y ya está en marcha el primer mundial de la historia en el continente negro. De momento sólo se recordará por las dichosas vuvuzelas, ya que el juego de momento escasea y ambos encuentros han dejado mucho que desear. Sin duda una tarde que se caracterizará por las ausencias. En Sudáfrica no tuvo protagonismo Steven Pienaar, a México se le echó de menos a Chicharito Hernández, que no fue de la partida, pero en el Uruguay-Francia la nómina se multiplicó, ya que Anelka, Ribéry, Gourcuff, Luis Suárez o Diego Forlán jugaron muy por debajo de su nivel.

La diversión como motor de juego

Y Johannesburg se transformó al fútbol. La ciudad no hablaba ni pensaba en otra cosa. El Soccer City era una olla a presión con casi 92.000 espectadores esperando el debut de los Bafana Bafana en su Mundial. Antes de todo mencionar la forma en la que Sudáfrica encaró el encuentro. Lejos de ser un manojo de nervios por la responsabilidad de defender el honor de todo un país, los africanos salieron al calentamiento con un baile lleno de emoción. ¿Se imaginan a Capello observando esta parafernalia? Pues el cuadro capitaneado por Aaron Mokoena utiliza la diversión, el baile y la alegría para afrontar su cita mundialista. La excepción fue ver como el infiltrado Booth (el único jugador blanco de la expedición sudafricana) ni movía los labios. Era una tabla sin ritmo. La diversión se acabó con el pitido inicial del uzbeco Irmatov.

Las cosas no comenzaron de la mejor manera posible, ya que los pupilos del Vasco Aguirre tomaron las riendas del juego y durante el primer cuarto de hora sobaron la pelota mientras Sudáfrica corría detrás del balón. Pese a este dominio, el técnico de la Tricolor sorprendió dejando en el banquillo a hombres como el Chicharito Hernández o Andrés Guardado. Pero entonces apareció Giovani dos Santos, de largo el mejor de los aztecas, que dejó a un lado su turbulenta carrera desde que salió del Barcelona y no le pesó la responsabilidad de canalizar todo el ataque.

Mientras, Parreira veía preocupado la evolución del choque, quizás pensando qué demonios hacía embarcado en un proyecto tan complicado. Pero todo cambió. En los últimos diez minutos del primer acto los locales dieron un paso adelante para empezar a crear algo de peligro. Ya en la segunda mitad, fue Tshabalala el autor del primer gol del Mundial 2010. Corrió por el perfil zurdo como un gamo y cambió el esférico a la escuadra. El juego entonces dio un vuelco enorme. Ahora que los Bafana Bafana tenían la victoria momentánea se interesaron por mimar el balón. Y Modise tuvo en sus botas sentenciar el choque. El centrocampista erró en la definición y poco después Guardado puso un balón muy cómodo y vio como tres compatriotas estaban en el área solos para rematar. Y el elegido fue Rafa Márquez. El mismo que hizo el último gol de México en el Mundial de Alemania ha sido el encargado de inaugurar la cuenta anotadora de su país.

Sudáfrica nos dejó las ganas, la alegría y el espíritu de un equipo inferior que quiere multiplicar sus esfuerzos para prolongar su sueño. Y México basó su juego en la creatividad de Giovani dos Santos y en la jerarquía de Márquez, que al margen del gol, cuajó una gran actuación por su colocación y su eficacia en la salida del balón.

Las vuvuzelas evitaron el sopor

Aburrido. Soso. Infumable. Soporífero. Tedioso. Rácano. Así podríamos seguir recitando una lista infinita de epítetos para definir la sensación que dejó el choque entre franceses y charrúas. Un viernes por la noche es muy tentador para hacer planes. Dejar a un lado todo e irte a disfrutar de la noche, los amigos y tomarte unas copas acompañado de la relajación y muy lejos del estrés o las obligaciones. Pues espero que sus planes fuesen de lo más cotidiano, porque haber renunciado a algo por el espectáculo que nos han ofrecido unos y otros ha sido decepcionante. Había muchas expectativas puestas en este encuentro, y la verdad es que se ha convertido en un cúmulo de despropósitos.

Una noche de ausencias. Ninguna de las estrellas invitadas a la fiesta respondió. Anelka fue un islote, el imaginativo Gourcuff sigue siendo pequeño con los bleus, Ribéry deambuló sin ser incisivo, Forlán lo intentó pero no tuvo muchas ocasiones ni puntería y Luis Suárez se desesperó y se dedicó a tratar de tumbar a los fortísimos defensas galos y se olvidó de mostrar su magia.

Otra de las notas negativas fue ver como una de las posibles sensaciones de este Mundial, Nicolás Lodeiro, tuvo una tarjeta de presentación horrorosa con su doble amarilla en los 19 minutos en los que estuvo sobre el Green Point Stadium de Cape Town.

Sólo las vuvuzelas ayudaron a que los aficionados no se durmiesen, porque el espectáculo programado por Domenech y Tabárez emborronó una primera jornada que parecía que iba a cerrarse con un choque vibrante y lleno de emoción.

Menú del día en Sudáfrica (11/06)

Por fin llegó la hora. Todos los relojes se ponen a cero y dejan paso al fútbol. A un lado quedan las fases de clasificación exitosas o tormentosas, los amistosos previos de la cita mundialista y las polémicas en las listas de 23. Eso ya no importa. El balón es ahora el protagonista. El balón y los 736 futbolistas que conforman esta extensa nómina que tienen el privilegio de estar en Sudáfrica.

Tras la ceremonia inaugural (muy floridas, pero para los amantes al fútbol son un estorbo), Sudáfrica dará el pistoletazo de salida a su Mundial, a la primera cita de este nivel en África. Y la jornada se cerrará a las 20:30 horas (GMT+1) con el choque entre Uruguay y Francia, que ya es un plato fuerte en esta primera jornada. Un buen solomillo que echarse a la boca en pleno calendario de dieta. Así que a disfrutarlo y no compararlo con otros partidos que nos sabrán a tofu y nos dejarán un regusto pobre.

La ilusión de los Bafana Bafana contra la velocidad mexicana

Por mucho que estemos ante el primer partido de grupo, la verdad que estos tres puntos son el 50% de la clasificación para cualquiera de los contendientes que se lleven el triunfo. Sudáfrica sabe de su inferioridad respecto al resto de selecciones, pero cuenta con todo un país detrás. Pero los Bafana Bafana cuentan con un mago de los banquillos como es Carlos Alberto Parreira (campeón del mundo en 1994) y con la responsabilidad de lograr, al menos, un triunfo para los sudafricanos y no cerrar su periplo por el Mundial con un rosco en la tabla.

Enfrente, un combinado de Javier Aguirre que juega con la presión de un país que les exige acceder a los octavos de final y tendrán que ganar hoy a Sudáfrica si no quieren verse al borde del precipicio y con la obligación de lograr los tres puntos ante Francia y Uruguay. El Vasco saldrá con mucha experiencia del medio del campo hacia atrás y con fantasía en la vanguardia con una tripleta de ensueño.

Rafa Márquez hará las veces de 5, después de que este año haya tenido poco protagonismo en el Barça y haya pasado más tiempo en la enfermería o el banquillo que sobre el verde. El Kaiser de Michoacán estará escudado por Israel Castro (buen disparo lejano) y Gerardo Torrado. Y el ataque quedará para Giovani dos Santos, que no ha tenido su año cedido en el Galatasaray, Carlos Vela y Chicharito Hernández. El delantero del Arsenal no ha gozado de muchos minutos con Wenger, pero parece que Aguirre le va a dar la vitola de titular, aunque no sería descabellado que Guardado o Cuauhtémoc Blanco entren en su lugar. La referencia será el prometedor Javier Hernández. El Chicharito viene en una nube tras su racha goleadora en Chivas y con su fichaje por los red devils. Sin duda, uno de los candidatos a ser una de las sensaciones del torneo.

El problema de la selección de Parreira será su lentitud defensiva, así que Aaron Mokoena deberá multiplicarse para ser el salvador de Sudáfrica. Arriba confiarán su suerte en el toffee Steven Pienaar y en el buen año de Mphela en el Mamelodi Sundowns. Por detrás, un centro del campo poblado con Sibaya, Dikgacoi, Modise o Tshabalala que tratará de romper ese dinamismo del ataque azteca.

Partido inaugural, encuentro abierto y con opciones para ambas escuadras. Una por la ilusión que arrastra y los mexicanos porque tienen mayor calidad y deben obtener la victoria en su camino por acceder a octavos de final.

Luis Suárez y Forlán son la amenaza de Domenech

Un técnico caduco, con poco apoyo de la afición y con su locura de hacer caso a la astrología para elegir el once inicial. Estos ingredientes hacen de Raymond Domenech el blanco de todas las críticas desde suelo galo. Bien es cierto que hace cuatro años llegaron a la final del Mundial, pero su mal papel en la Eurocopa de Austria y Suiza, así como una fase de clasificación agónica colocan a Francia en la picota y como una de las grandes con más papeletas de caer en la primera fase.

Por el tema de las estrellas no sabemos qué alineación sacará el díscolo de Domenech, pero lo más seguro es que Abidal haga las veces de central junto a Gallas, con Sagna y Evra en los costados. En el centro del campo formarán con una tripleta con fútbol, aunque algo descolocada. Toulalan será de cerrar huecos, aunque Diaby o Alou Diarra podrían tener presencia para la contención, acompañado de Gourcuff y Malouda, que tendrá que sacrificar su posición en la banda por ayudar en la creación.

Y en la punta del ataque Sidney Govou, que tendrá que mejorar mucho porque no está al nivel de ser titular, Ribéry y Anelka como punta de lanza. De esta manera, el jugador del Chelsea gana la partida a otros candidatos como Henry (mimado siempre por Domenech) o Gignac.

Pero los problemas de Francia llegarán a la hora de defender a dos hombres como Luis Suárez y Diego Forlán. Veremos si Tabárez sale también con Nico Lodeiro de enganche, porque de esta manera existirían tres amenazas muy claras para los bleus. Partido abierto, con muchas opciones y del que el ganador saldrá muy reforzado, mientras que una derrota podría ser poner un pie fuera de Sudáfrica.

Seguro que hay mucho respeto, miedo a la derrota y los nervios pueden hacer que no se vea muy buen fútbol. Esperemos por el bien del espectáculo que sea todo lo contrario y así disfrutemos a las 20:30 horas (GMT+1) de un choque atractivo entre charrúas y galos. La batalla del centro del campo será bonita, y con el esquema elegido por Washington Tabárez, un 3-4-1-2, Toulalan tiene muchas papeletas para sufrir con el entramado en la medular que ha preparado el técnico uruguayo.

Se abre el telón. La pelota echa a rodar y toca ponernos cómodos y disfrutar. Silencio. Se rueda.