nav-left cat-right

Chris Löwe: El aullido de esperanza

Hoy es uno de esos días en los que se disfruta de la UEFA Champions League. Sin duda, los diarios de todo el continente se vuelcan con sus equipos, más aún si tienen opción para pasar a la siguiente ronda. La sexta, y definitiva, jornada del máximo torneo continental tiene varios focos de interés, y uno de ellos será Dortmund. El Borussia debe lograr una hazaña de dimensiones siderales. Vencer por cuatro tantos al Olympique de Marseille y que el Arsenal (ya clasificado como primero) gane ante el Olympiacos (ahora mismo tercero en el Grupo F) o llevarse el triunfo por cinco dianas de diferencia y que el cuadro griego solo saque un empate en El Pireo.

Hoy el periódico Bild rememora en sus páginas las remontadas históricas de los clubes alemanes para terminar su choque en éxtasis. En ese ambiente de esperanza también puedes quedar estupefacto con la alineación del Dortmund. No es un error tipográfico, ni siquiera han incluido en el once a alguno de los campeones de la edición 1996/97 de la Champions. Una de las bonitas sorpresas es ver a Chris Löwe en el carril zurdo de la defensa de cuatro que planteará Jürgen Klopp. El lateral izquierdo de 22 años tendrá que dejarse todo en el campo con una camiseta que desvirgó el pasado 23 de julio en la DFL-Supercup en la que cayeron en los penaltis. En la inauguración de la campaña 2011/12, Klopp sorprendió dándole una oportunidad en el once del campeón de la Bundesliga.

Al menudo lateral zurdo le ha tocado la lotería desde hace medio año. El 30 de abril de 2011 el Borussia Dortmund vencía 2-0 al 1. FC Nürnberg con los tantos de Lucas Barrios y Robert Lewandowski, que unidos a la derrota del Bayer 04 Leverkusen en Colonia dieron la Bundesliga a los amarillos a dos jornadas del final. Mientras, Löwe se jugaba el ascenso con el Chemnitzer FC en la Regionalliga Nord (cuarta categoría teutona) en una pugna con el filial del VfL Wolfsburg. Días después, el Dortmund anunció el acuerdo para el fichaje del zurdo para las cuatro campañas siguientes en una contratación que sorprendió a todos al tratarse de un futbolista de tres categorías por debajo.

Conocido como Linx (Lince), Chris selló tres días después de estampar su firma con el campeón alemán el ascenso a la 3. Liga con el Chemnitzer al derrotar en casa al RB Leipzig ante más de 12.000 espectadores. Löwe jugó todo el partido y se marchó del Stadion an der Gellertstraße con la ovación del que había sido su público desde 2007. El salto de calidad sorprendió a todos, pero él asumió con entereza y sin emborracharse de éxito la llamada del Borussia Dortmund. A la participación en la DFL-Supercup ha sumado seis presencias en la presente campaña de Bundesliga, la primera ronda de la DFB-Pokal y tres choques con el filial en la Regionalliga West. Hoy, ante la baja de Marcel Schmelzer por acumulación de tarjetas, Löwe tendrá su bautismo en la competición soñada.

Su traspaso no fue sonado. El Dortmund pagó únicamente 200.000 euros en un verano en el que se reforzaron con Ilkay Gündogan (cuatro millones) e Ivan Perišić (5.5) como apuestas importantes de cara al nuevo curso. Pese a todo, y tras la aparición sorpresiva ante el Schalke 04, Löwe desapareció de los planes del preparador y su último envite con el primer equipo se remonta al 14 de octubre de 2011 con los 90 minutos que disputó a domicilio frente al SV Werder Bremen (victoria por 0-2). Hoy, fruto de las decisiones arbitrales, el joven lateral volverá a vestirse la zamarra de los de Westfalia.

La empresa es harto complicada para el Borussia Dortmund, pero si Christian Löwe ha logrado en seis meses pasar de la cuarta categoría a disputar la Champions League. Y hoy, en un Signal Iduna Park repleto (80.720 espectadores), el Lince subirá y defenderá el carril zurdo para combinarse con Kevin Großkreutz en su misión de ganar, al menos, por cuatro goles para inscribir su nombre entre los 16 elegidos que en febrero volverán a disputar el torneo.

Chris Löwe fichó por el Dortmund el 18 de mayo, ascendió a la 3. Liga el 21 del mismo mes, debutó con los Die Borussen en julio y hoy disputará su primer partido en Champions. Como los linces, el lateral quiere desgarrar a su rival y celebrar el pase a octavos de final todavía con la sangre fresca de los jugadores del OM entre los dientes. Es el aullido de esperanza de Jürgen Klopp.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>