nav-left cat-right

Crucero del Norte: Próxima estación, Primera

A muy pocos kilómetros de Paraguay y Brasil, en el punto más oriental de Argentina, se encuentra la provincia de Misiones. Ahí, enclavado en la ciudad de Garupá, el empresario Julio Koropeski sonríe y sonríe. Cuenta con mucho dinero, varios negocios que marchan viento en popa y una alegría futbolística que no le priva de su sonrisa desde el pasado 30 de junio.

El Club Mutual Crucero del Norte estará, por primera vez desde su fundación en 1989, en la Primera B Nacional, la segunda categoría del fútbol argentino tras ascender ante el Club Social y Atlético Guillermo Brown en la promoción gracias al gol de Pablo Motta en el partido de vuelta. Después de recorrer más de 2.500 kilómetros, Crucero del Norte hacía historia. Una historia muy reciente y que se inició casi por casualidad.

La pasión de los argentinos con el fútbol es de sobra conocida. Los trabajadores de una empresa de autobuses charlaban, discutían y soñaban entre viaje y viaje de una línea de omnibuses (como se conocen en Argentina) que cubre dicho país, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay y Uruguay. Esos debates interminables con la pelota de por medio tuvieron finalmente su premio cuando la familia Koropeski creó un equipo de fútbol para satisfacer los deseos de sus asalariados.

El paso más importante se produjo en 2003 con la creación de su propio estadio y el ingreso en la Liga Posadeña, uno de los seis campeonatos de la provincia de Misiones, instaurado en el sexto nivel del fútbol argentino. En diez temporadas, Crucero del Norte ha ascendido en cuatro ocasiones para instalarse a un paso de la élite.

Tras iniciar en 2003 su andadura en la Liga Posadeña, en 2005 logró el ascenso del Torneo Argentino C (oficialmente conocido como Torneo del Interior) al Torneo Argentino B, la cuarta división del fútbol albiceleste. Consiguió asentarse en dicha categoría cuajando grandes resultados, y ya en la campaña 2006-07 el Colectivero, como se le conoce, se quedó en la penúltima eliminatoria para ascender, pero los penaltis le privaron de disputar la Segunda ronda, choque a ida y vuelta para dirimir los tres ascensos. En la 2007-08, con un nuevo formato para decidir los equipos que jugarían en el Torneo Argentino A, se quedó a un punto de volver a jugar el partido más soñado. Y, por fin, a pesar de que únicamente llevaba seis años compitiendo, Crucero del Norte ascendió tras quedar primero en la Fase campeonato y la Fase final y vencer en la Final a la Asociación Atlética Estudiantes en la tanda de penaltis (1-3).

Su devenir en el Torneo Argentino A no comenzó mal, porque evitó el descenso en la campaña 2009-10 y se quedó segundo y tercero en los pentagonales que daban derecho al campeón para disputar las semifinales (subía el primero de forma directa y el segundo jugaba la promoción con una escuadra de la Primera B Nacional). En la 2010-11 cayó en cuartos de final en la tanda de penaltis frente al Club Sportivo Belgrano en la búsqueda por un puesto en la promoción de ascenso. Pero la temporada recién acabada trajo el hito para Garupá, ciudad de poco más de 6.000 habitantes para un Estadio Comandante Andrés Guacurarí de 12.000 espectadores.

El cuadro dirigido por Pedro Dechat se quedó a un punto del Club Atlético Douglas Haig en la Segunda fase y no logró el ascenso directo al empatar sin goles precisamente en la cancha de su rival por el objetivo en la última jornada. Pero quedaba la Reválida. Crucero del Norte superó en cuartos de final al Club Atlético Juventud Unida Universitario (global de 1-3), en semifinales al Club Atlético Talleres, de Córdoba, por un 1-2 total y en la final a Sportivo Belgrano (3-1 y 0-0) para ganarse el derecho a disputar la promoción. El gol de Motta pasó a la historia y el club ya forma parte del plantel de conjuntos que disputarán la Primera B Nacional 2012-13. En 1949, con un Chevrolet, Demetrio Koropeski inició los 80 kilómetros entre Apóstoles y Santo Tome, y 63 años después la saga familiar sigue transportando gente de un lado a otro y, además, tiene al club de su empresa en el segundo escalón del fútbol argentino. Como cualquier ómnibus de su flota, el Club Mutual Crucero del Norte sigue recorriendo distancias en su aspiración por llegar al peaje de la Primera División. Cojan sus equipajes, acomódense y disfruten del servicio de primera calidad que ofrecen estos chicos sobre el campo.

Foto: La Voz del Interior

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>