nav-left cat-right

Dedé: Emulando a Vasco da Gama

Ayer era noche de Copa Sudamericana. La pasión estaba asegurada en la eliminatoria más atractiva tras los encuentros de ida de cuartos de final. El Club Universitario de Deportes aterrizaba en el Estádio São Januário con una renta de 2-0 tras los goles de Raúl Ruidíaz y Johan Fano en un duelo en el que el cuadro peruano dio una demostración de fútbol con Rainer Torres, los autores de los goles y el todavía menor de edad Edison Flores en gran forma.

El Club de Regatas Vasco da Gama se dejó de probaturas y tiró de muchos de los hombres clave para Cristóvão Borges para tratar de voltear una situación adversa. La afición, como manifestó en los medios brasileños, quería que los suyos fuesen con todo para inscribir su nombre en las semifinales del torneo. En un once con Diego Rosa, Fellipe Bastos, Élton, Éder Luís o el mito António Augusto Ribeiro Reis Jr., conocido como Juninho Pernambucano, el que terminó siendo el factor diferencial fue Anderson Vital da Silva. Central, 1.93 metros, 23 años y con el sobrenombre de Dedé, el internacional en dos ocasiones por Brasil anotó un par de dianas en el 5-2 final participando en el gol que dio la clasificación al Vasco en el minuto 82.

Pese a su espigado físico, Dedé es el cacique de una zaga que cierra con tres hombres y siguen inmersos en plena lucha por el Brasileirão 2011 en segunda posición igualados a 58 puntos con el Corinthians y con cinco equipos en una horquilla de tres (del Corinthians,58, al Flamengo, 55). Tras no disputar el envite de ida en Lima, su titularidad era una necesidad para transmitir la seguridad al equipo. Pese a ello, Ruidíaz dejó helada a la grada con el 1-1 en el minuto 33 (3-1 en la eliminatoria para el Universitario), y todavía se enturbió más con el 1-2 al poco de la reanudación en un disparo del lateral zurdo Rabanal que el propio central desvió e hizo inútil la estirada de Prass.

Tras el empate de Élton, Dedé entró en acción al doblar a Fágner por el carril diestro y poner un centro al primer palo que Llontop no supo atrapar y convertir el 3-2. 15 minutos después, el propio zaguero cabeceó un balón colgado por Allan en una falta gracias a su 1.93 y dejar al Vasco a un gol del acceso a semifinales. Cuando todo el mundo pensaba que su actuación ya estaba más que justificada, Dedé puso en el corazón del área con la cabeza (sí, la altura fue de nuevo decisiva) una pelota que Alecsandro engatilló con la puntera a ocho minutos del final para redondear la noche con el 5-2.

El São Januário, fiel durante toda la noche, explotó en un grito común al término del encuentro para celebrar el pase a las semifinales. Ahora, el Vasco da Gama espera conocer su compañero de viaje (Club Universidad de Chile o Arsenal Fútbol Club, con ventaja por 2-1 para los chilenos) en una travesía por ser el campeón de la Copa Sudamericana. Y ahí, en ese peregrinaje, el central Dedé se puso la gorra de capitán de barco para realizar su particular homenaje al explorador luso.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>