nav-left cat-right

El duende de Lincoln

Lincoln es una pequeña ciudad al este de Inglaterra de apenas 90.000 habitantes. Su mayor referente en el mundo del deporte es el Lincoln City Football Club, que nunca ha pasado de la Division 2 (actual Coca-Cola Championship) y ha deambulado en casi toda su historia por la tercera y cuarta división del país inglés. La vida deportiva del Lincoln tiene cierto paralelismo con la leyenda que envuelve a esta población.

En el siglo XIV, cuenta la leyenda que el Diablo envió a dos duendes al mundo para empezar a “molestar”. Casualmente eligieron la ciudad de Lincoln para iniciar esta “conquista” del mundo. Su primera misión fue la de crear el caos e incomodar al obispo de Lincoln, su primera víctima. Pero lejos de lograr su misión, un ángel salió de un libro de himnos y los frenó: uno de ellos se acobardó y se escondió bajo una mesa, mientras que el otro, más valiente, se posó sobre una columna y comenzó a lanzar objetos al ángel. La respuesta del ángel fue más violenta de lo que se espera de un ser de su bondad, ya que convirtió al duende en piedra y según dice la leyenda actualmente es la imagen más buscada en la Catedral de Lincoln por todos los turistas que se acercan hasta el este de Inglaterra.

Haciendo un paralelismo con su trayectoria deportiva, podríamos decir que el transcurrir del Lincoln por las islas es similar al de ese duende posado sobre una de las columnas de la catedral: un equipo petrificado en una de las categorías más competitivas y sin tener ese ápice de fortuna para alzar su cabeza en el escaparate inglés. Actualmente el Lincoln está en la 20ª posición de la Coca-Cola League 2 con 16 puntos, a cinco del descenso a la Blue Square Premier y a nueve de los playoff de ascenso. Actualmente, el conjunto de Chris Sutton (ese delantero grandote que militó en el Blackburn Rovers, Chelsea o Celtic), que cogió el mando a finales de septiembre en su primera experiencia como técnico, ya no es uno de los candidatos al ascenso.
Durante el periodo comprendido entre el 2002 y el 2007, el Lincoln acabó en puestos de playoff, pero lo cierto es que nunca pudo subir a la League 1. Ya en la 2007/2008 y la 2008/2009, sus actuaciones bajaron muchos enteros y acabaron en mitad de tabla sin llamar la atención. En estas últimas semanas acumulan tres jornadas sin conocer la derrota, lo que le ha hecho caer hasta la 20ª posición en la tabla. Pero la historia del Lincoln City Football Club está marcada por más sombras que luces. De hecho, las historias más conocidas de este club tienen un gran paralelismo con el infortunio. El 11 de mayo de 1985, durante la última jornada del campeonato (militaba en ese momento en la League 1) se produjo un incendio en una tribuna del estadio del Bradford City. Esta desgracia se llevó por delante a 56 espectadores, entre ellos dos del Lincoln, que no dudó en poner el nombre de una de sus tribunas a los dos jugadores malogrados (Bill Stacey y Jim West, que ahora se recuerdan en la Stacey-West Stand).
La temporada siguiente, el Lincoln volvió a vivir un momento amargo, aunque esta vez sólo en lo deportivo. Los reds imps (duendes rojos, como se les conoce) tuvieron el dudoso honor de ser el primer conjunto que descendiera de la Football League (las divisiones nacionales inglesas), ya que ese mismo año se instauraron lso descensos. Como curiosidad, esa campaña, uno de los jugadores del tan mala campaña fue Steve McClaren, exseleccionador nacional y actual técnico del milagroso Twente. Esa fue la única ocasión en que el Lincoln no militó en las cuatro primeras divisiones inglesas, ya que siempre se ha mantenido allí. La última “desgracia” en estos últimos 20 años del Lincoln City vino cuando el que fue propietario del club, la empresa ITV Digital, se marchó del proyecto y dejó al conjunto del condado de Lincolnshire en bancarrota. Pero una vez más, los aficionados fueron quien sacaron al equipo a flote mediante una colecta que salvó las vacías arcas del Lincoln.
Los red imps quieren sobrevivir y salir de ese momento delicado que viven en lo deportivo, y si puede ser asomar de nuevo la cabeza por la Coca-Cola Championship y que el duende de su catedral pueda atemorizar de nuevo, aunque esta vez lo haga a los conjuntos ingleses más potentes y no entre los miembros del clero.

6 comentarios a “El duende de Lincoln”

  1. Diego dice:

    Gran artículo sobre la historia del Lincoln City. No conocía la historia del diablo. Por desgracia, para que vuelvan a Championship creo que les queda muchísimo. En estas categorías los ascensos se venden muy caros y más si juegas playoff. Este año con acabar en mitad de la tabla yo creo que ya sería bastante.

    Por cierto, a Chris Sutton lo ficharon hace poco, no en verano, y con él de segundo entrenador está Ian Pearce. Hice un artículo sobre Sutton cuando lo nombraron nuevo entrenador: http://neighborhoodfootball.blogspot.com/2009/10/chris-sutton-ha-vueltocomo-entrenador.html

    Un saludo!

  2. diego dice:

    expectacular. muy bueno el articulo.

  3. Santi Retortillo dice:

    Tienes razón, Diego, que se me ha ido la mano escribiendo con lo de Chris Sutton, jeje. Ahora lo corrijo.

    Muchas gracias, diego (qué lío).

    Un saludo.
    Santi.

  4. cityground dice:

    Muy bueno, ni idea de la historia del diablo, el Lincoln es uno de esos equipos modestos pero clásicos de la Football League, espero no descienda a la Conference.

  5. Deißid dice:

    Interesante historia de la que no tenia ni idea…me ha gustado la verdad.

    Un saludo

  6. Juani dice:

    Gran artículo Santi, la verdad que desconocía la historia del diablo de Lincoln…
    El Lincoln es uno de esos equipos clásicos que dan esa tradición tan apasionante del fútbol inglés…

    Abrazo

    Planeta Gunner

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>