nav-left cat-right

El prestidigitador de Bérgamo

Hay jugadores que nacen con la misión de hacer disfrutar al público, de divertir a los agnósticos del fútbol con acciones maravillosas hechas con mucha sencillez y sobre todo para engrandecer a equipos modestos. En Italia se cae muchas veces en la falacia de que sólo hay juego subterráneo, que no existen jugadores creativos y que los mediapuntas son una especie extinguida. Pero esta aseveración es totalmente falsa. De hecho, los mediapuntas en la Serie A suelen tener la misión de tuttocampista, de ser el canalizador entre los volantes defensivos y los delanteros. Normalmente acaban siendo falsos puntas con mucha facilidad para anotar. En la última década se recordarán a varios especímenes de este tipo, como Del Piero o Totti, o incluso Roberto Baggio en su última fase, pero hay otros tantos que hacen las delicias de la afición, aunque no tengan el pedigrí ni el historial de éstos.

Cristiano Doni es un ejemplo muy claro de jugador excelente alejado de los focos y las grandes finales. Nunca ha ganado un Scudetto, jamás ha escuchado la sintonía de la Champions League, pero el fútbol que este romano practica es muy superior al de la mayoría de jugadores de la Serie A y de muchos conjuntos europeos. A sus 36 años, Doni explotó de forma tardía en la escena futbolística, ya que hasta la temporada 97/98 no debutó en la élite transalpina con el Brescia, pero tuvo un maestro de ceremonias insuperable, como fue Andrea Pirlo. Pese a la excelencia de esta pareja, el Brescia terminó descendiendo a la Serie B, a sólo un punto de salvarse. En ese momento, Doni puso rumbo al Atalanta, que también fue uno de los caídos esa temporada desde la Serie A. Destacar también su participación en el Mundial 2002 de Japón y Corea, donde fue suplente. Con la azzurra suma siete internacionalidades, con un gol para el combinado italiano.
En Bérgamo, el centrocampista romano empezó a exhibir su poderío sobre el césped y se fue creando un hueco en la historia del Atalanta, que lo tiene en los altares de este club con 102 años de historia. Los orobici, como se conoce al club lombardo, le dio a Doni lo que buscaba, tranquilidad, una escuadra familiar y ninguna exigencia de conseguir resultados inmediatos. Con estos ingredientes, Cristiano Doni es prácticamente un jugador inigualable, ya que despliega un fútbol de alta escuela y sigue deleitando a los aficionados del Stadio Atleti Azzurri d’Italia con sus misiles desde fuera del área y unos pases que no todos pueden procesar en su cabeza. Su historia en el Atalanta se divide en dos etapas: la primera de 1998 a 2003, en la que consiguió el ascenso en su segunda campaña. Ya en la Serie A, guió al conjunto de Bérgamo a la séptima plaza en su vuelta a la élite y un notable noveno puesto al siguiente. Doni cerró esos cinco años con 55 goles en 145 encuentros, y la afición lloró en su adiós cuando puso rumbo a la Sampdoria. Con los genoveses vivió dos años en los que su fútbol se oscureció, lo mismo que ocurrió en la temporada 2005/2006, cuando vivió su única experiencia fuera de Italia al jugar en el Mallorca.
Pero cuando parecía que iba a iniciar su segunda campaña con el club bermellón, Doni alegó problemas familiares después de renovar y volvió al Atalanta, a su casa, donde también había dejado su fútbol que pronto retomaría. Desde septiembre de 2006 volvió a liderar al Atalanta, y gracias a su experiencia, su mando y el brazalete que sigue portando para el conjunto de Antonio Conte, Doni sigue machacando las redes rivales como demuestran los más de 35 goles que lleva en su segunda etapa con los nerazzurri. El Atalanta no vive actualmente su mejor momento, como demuestran los seis puntos que suman en ocho encuentros, que les hacen ocupar la 17ª posición, empatados a puntos con el Bolonia, que sería el tercer conjunto en descender. El pasado domingo, Doni y sus compañeros lograron la primera victoria en Friuli por 1-3, un triunfo que le sirvió al Atalanta para salir del descenso. Este fin de semana tendrán que medir las fuerzas de la revelación del campeonato, el Parma, otro de esos equipos en los que Doni estaría elevado a los altares. Porque a Cristiano Doni le gustan esas aficiones, esos clubes alejados de los focos, pero que aprecian tanto o más la calidad sobre el campo. Como en el caso de este prestidigitador que es el reclamo para que Bérgamo siga muy cerca el fútbol.
Para finalizar el vídeo homenaje con una canción compuesta por un grupo italiano en honor a Cristiano Doni.

Un comentario a “El prestidigitador de Bérgamo”

  1. Iván Álvarez dice:

    Hace varias semanas, en un post que hice sobre Levan Kenia me proponías un intercambio de links. Pues bien, hace tiempo que te he puesto en mi lista de blogs, me gustaría que tú hicieras lo propio. Si decides hacerlo, déjame un comentario en mi blog.

    Saludos desde: http://laagendademaldini.blogspot.com

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>