nav-left cat-right

Francia apela al espíritu de 1940

La derrota que ayer sufrió el combinado galo fue un varapalo tremendo, que deja a los subcampeones del mundo al borde de la eliminación en la fase de grupos. No hay muchos clavos a los que agarrarse para apostar por unos bleus que no han mostrado nada de fútbol, les falta jerarquía y la selección de hace cuatro años (por no hablar de la generación del 98) es un espejismo.

Su capitán general es nulo. Este rango es el más alto en el ejercito, pero en el batallón francés Raymond Domenech no tiene autoridad, las voces altisonantes de sus pupilos cada día son más y su fecha de caducidad con Laurent Blanc en el horizonte no ayuda en absoluto para poder tener algo de fe en la clasificación para octavos de final.

Además, tanto a Uruguay como a México les sirve el empate para acceder a la segunda fase del campeonato, aunque no está muy claro que charrúas y aztecas acepten este pacto de no agresión. Y el motivo más claro para no creer en las tablas, que recordarían al Alemania-Austria del Mundial de España, es que la selección dirigida por el Vasco Aguirre tendría como rival en octavos de final a una sólida Argentina, con lo que yo descartaría el pasteleo y espero a un México saliendo a por la victoria, aunque sin arriesgar en defensa.

Y aquí aparece el único hilo al que se debe agarrar Domenech, sus jugadores y los aficionados galos. La misión de Francia es salir a por todas ante los Bafana Bafana, conseguir una victoria holgada y esperar que el México-Uruguay no se resuelva con empate. Y a poder ser con una goleada. El primer criterio de desempate en el Mundial es la diferencia de goles general. Los de Domenech cuentan ahora mismo con un balance de -2 (cero goles a favor y dos en contra), mientras que Uruguay tiene +3 y México +2. Con estos números, los galos deberían ganar por un 3-0 o 4-0, y esperar a que Uruguay gane por dos goles, o que México lo haga por tres. Lo cierto es que la empresa es muy complicada, pero Francia tiene un aliciente.

Pese a que el bloque de la selección sea de origen extranjero, algunos conocerán que hoy se cumplen 70 años del discurso radiofónico emitido por Charles de Gaulle desde Londres justo el día en el que Francia firmaba el armisticio con las tropas alemanas que ocupaban el país. Lejos de transmitir un discurso derrotista, De Gaulle tuvo palabras de motivación para su pueblo y no se rindió: “Hemos perdido una batalla, pero no la guerra”.

El seleccionador-astrólogo Domenech debería hacer referencia a Charles de Gaulle en el vestuario para tratar de encontrar esa calidad que atesoran sus jugadores, que vapuleen a Sudáfrica (tienen calidad para ello) y luego esperar que el México-Uruguay no acabe en empate. La misión es muy complicada, pero deben ponerse en la piel de Charles de Gaulle, que pasó por una situación mucho más complicada y lejos de venirse abajo buscó motivar a su pueblo. El problema es que Raymond Domenech no tiene el rango militar para ello, y puede que ni siquiera pueda transmitirlo en un vestuario que clama contra su dirección deportiva y buscan la última bocanada para aguantar ante la llegada de Laurent Blanc.

Como en 1940, tiempos mejores están por llegar, aunque lo bueno sería tratar de terminar esta etapa de la mejor forma posible y no saliendo por la puerta trasera en Sudáfrica.

4 comentarios a “Francia apela al espíritu de 1940”

  1. FI dice:

    Golpe duro para Francia, esa generación de oro ya se diluyó y ahora tendrán que buscar el milagro.

  2. Nico García dice:

    Puede apelar a lo que quiera, pero como Uruguay y México apelen a otra cosa… Eso sí, apuesto a que los mexicanos no se conformarán con la segunda plaza, lo que les puede beneficiar a los franceses.
    Saludos desde La Escuadra de Mago

  3. Antonio Caballero dice:

    Debe pensar ya en una nueva etapa, encabezada por un salvador llamado Laurent Blanc, y olvidar todo lo vivido en estos seis años con Domenech.

    Un abrazo.

  4. futbollium dice:

    Domenech ya demostró en la Eurocopa que no pudo hacerse la nave francesa , la federación gala decidió mantenerle en la previa del Mundial y les bleus no merecieron pasar a la fase final – no por la mano de henry sino porque Eire fue mejor en el global de la repesca – y aún con tiempo , poco , pero quizá el justo para arreglar el descalabro de Domenech , apostaron por mantenerle y darle las riendas a Blanc tras el mundial . Francia es un polvorín que ya ha estallado y aún queda el partido de mañana ante Suráfrica .

    Un saludo

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>