nav-left cat-right

Gesto de maestro

Todos hemos soñado alguna vez con ser futbolistas. Y para mayor regocijo de nuestros pensamientos nuestro sueño suele llevarnos a ser foco de atención de todo el mundo. No nos solemos quedar cortos, así que recreamos un gol en la Champions League, una Eurocopa o un Mundial. El domingo, Andrés Iniesta cumplió esa fantasía que todos los españoles habíamos soñado en alguna ocasión. La fantasía pasó a ser realidad. Lo que cada cuatro años veíamos con rabia acomodados en el sofá, el domingo lo vivimos en primera persona. Con sufrimiento, dolor por el juego durísimo de los neerlandeses y alegría por el tanto agónica del crack de Fuentealbilla.

Sin tatuajes, sin pendientes y sin ese aroma de divo que otros desprenden, Andrés Iniesta cuajó un encuentro espectacular. No le suelen ir los partidos físicos, pero ante Holanda, el centrocampista del Barça se echó el equipo a la espalda, tocaba cada una de las transiciones defensa-ataque y se convirtió en el canalizador del juego. Para los anales de la historia quedará su gol, quedará un tanto de leyenda y un título que llegó con el esfuerzo de 23 jugadores y un técnico, aunque la imagen siempre le pertenecerá a Don Andrés.

Y yo me quiero quedar con un detalle de persona excepcional. En el encuentro más importante de la historia del fútbol español, Andrés Iniesta tuvo un hueco para abstraerse de la tensión y acordarse de un compañero que se marchó casi hace un año. Dani Jarque. Siempre con nosotros. Así rezaba la camiseta interior del albaceteño. Cualquier otro futbolista se hubiera vuelto loco, la hubiese emprendido con el banderín de córner por un partido que se resolvía tras 116 minutos de lucha sobre el césped. Pero no. Andrés es diferente. Su primera acción tras hacer historia fue brindarle la victoria a un compañero, a un amigo, a un futbolista que nos dejó el pasado 8 de agosto.

El éxito de esta selección radica en la calidad de sus integrantes, sin duda. Pero un factor imprescindible ese ambiente de amistad que irradian allá por donde van. Cada concentración es un viaje de amigos, una sucesión de momentos mágicos. Y como ya se acordara Cesc Fábregas con su Arsenal dedicándole un tanto en la Premier League con una camiseta de los gunners con el nombre de Jarque, el domingo fue Iniesta el que volviera a relucir ese sentimiento de amistad total que existe entre una generación de futbolistas que han hecho historia. Sin duda, un gesto de maestro en el mejor escenario posible.

5 comentarios a “Gesto de maestro”

  1. Nico García dice:

    El mejor. Es indignante como no le dieron el Balón de Oro……
    Saludos desde La Escuadra de Mago

  2. Matías Rodríguez dice:

    tenes toda la razon, es muy valorable que no se hayan olvidado de dani jarque en un momento asi, es la muetsra de que sigue en el recuerdo de todos, un saludo

  3. cityground dice:

    Fue un detalle genial, y mas tratándose del equipo rival de su equipo.

    Iniesta ha pasado a la leyenda por su gol, su gesto y su forma de ser.

  4. marta_gracia dice:

    Impresionante, un golazo y una gran dedicatoria de un genio del fútbol, pero sobre todo de una
    gran persona.

    Me alegro que el autor del gol fuera Iniesta porque se lo merece, porque todos los españoles nos lo merecíamos.

    Esta selección ha ganado un mundial por su juego y porque es un gran equipo, dentro y fuera del campo.

  5. ARO GERALDES dice:

    Santi, muy bueno que hayas destacado este gesto. La gratitud es uno de los grandes valores humanos, pero cuando ella se despliega en el momento de mayor gloria personal tiene un mérito inconmensurable.
    Que Andrés Iniesta es el mejor jugador del mundo está a la vista de todos. Que es un tipo extraordinario, quedó evidenciado en la noche más memorable del fútbol español.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>