nav-left cat-right

José Pekerman: El tueste preciso

Una sensación absolutamente placentera ante el frío extremo es abrazar una taza de café, ya sea de porcelana o los modernos envases de cartón. Además de la baja temperatura externa, el sueño también suele ser uno de los aliados para beber una dosis de cafeína. Debo reconocer que hasta el sábado 28 de enero de 2012 era de los que nunca pedía café en la sobremesa. Por sistema. No llego a recordar el origen de esta reticencia extrema. Pero ese día, el aire invernal de Brighton me perturbó de tal forma que ingerí un vaso de más de 30 centilitros de café. Solo. Para paladear el auténtico sabor. Desde aquella previa del choque de FA Cup entre el Brighton & Hove Albion y el Newcastle United le he dado una oportunidad al café.

La etapa fundamental para obtener esta mutación en mi gusto es el tueste del café. Transformar unos diminutos granos verdes en otros de dimensiones muy superiores y de color negro. Ahí, tras esa sucesión de etapas, el café nos da la opción de paladearlo y haberlo instaurado como líquido de referencia. Como si retrocediese dos siglos (época en la que el tueste se realizaba en sartenes requiriendo una gran habilidad), José Pekerman inició ayer su etapa como seleccionador nacional de Colombia. Tras una Copa América 2011 en la que Hernán Dario Gómez y sus chicos cayeron de forma sorpresiva en cuartos de final ante Perú, el inicio de la fase de clasificación hacia la Copa Mundial de la FIFA 2014 ha sido muy irregular. Tras ganar a Bolivia (1-2), igualar en casa con Venezuela (1-1) y caer ante Argentina (1-2), Leonel Álvarez fue confirmado como seleccionador para tratar de acceder a Brasil 2014 tras la salida fortuita del Bolillo Gómez a raíz de un escándalo de agresión a una mujer.

Ante esta tesitura, y pese a que la Federación Colombiana de Fútbol confiaba en el antiguo centrocampista que estuvo en los Mundiales de 1990 y 1994, José Pekerman selló el 5 de enero de 2012 su contrato con el equipo cafetero. El argentino iba a tener cinco meses de trabajo antes del choque ante Perú, el cuarto en la fase de clasificación, pero antes iba a disponer de un amistoso contra México para aplicar sus más de 50 días al frente del combinado. El antiguo seleccionador de la albiceleste apostó ayer por un clásico 4-4-2 frente al 4-1-4-1 del Bolillo. Colombia saltó al Sun Life Stadium de Miami con Ospina en la puerta; Zúñiga, Perea, Mosquera y Armero en la zaga; Aldo Ramírez y Carlos Sánchez en la medular, con Cuadrado y James Rodríguez en los costados; y la dupla formada por Falcao y Pabón en punta.

Fueron 90 minutos, pero dio tiempo para analizar cómo quiere Pekerman que funcione Colombia y las características que marcarán el asalto al Mundial de Brasil, que ahora mismo está a dos puntos, la distancia entre su sexto puesto y el cuarto (el último de acceso directo, mientras que el quinto les mandaría a un playoff). La defensa goza de dos laterales con muchísima velocidad. El jugador del SSC Napoli Zúñiga no paró de ganar línea de fondo y formar una sociedad letal con Juan Guillermo Cuadrado (del Udinese Calcio, pero cedido actualmente en el US Lecce). Pese a estar en la línea de zagueros, Zúñiga no duda en incorporarse constantemente, mientras que Cuadrado realizó una presión agobiante a los laterales y la salida de balón de México. El partido se ganó 0-2 con las dianas de Falcao y Cuadrado, pero también dejó algunos aspectos a pulir, como es lógico.

La medular que formaron Sánchez y Ramírez debe mejorar en el tránsito de balón. De todos es sabido que el futbolista del Valenciennes FC tiene un perfil más defensivo (no en vano con el Bolillo era el pivote defensivo en el citado 4-1-4-1), y por ello no es el elegido para realizar el tránsito defensa-ataque. Posiblemente por ello, Zúñiga y Armero juegan un papel fundamental para unirse a la medular, hundir a Carlos Sánchez y que James se desplace hacia el centro en pos de un ataque más fluido, en una zona de acción en la que mira la meta con mayor facilidad para el disparo o el último pase. Aldo Ramírez tiene más condiciones para ser el director de orquesta, aunque no termina de llegar al nivel de sus compañeros de entorno. Además, el del Club Atlético Morelia no terminó de encontrarse cómodo a la hora de defender junto a Sánchez.

Otra de las claves fue la movilidad de Dorlan Pabón. Una de las sensaciones de la recién iniciada Copa Libertadores llegó a ocupar tres posiciones: delantero, extremo diestro e izquierdo. Sus condiciones, incansable durante los 90 minutos, le complementan con Radamel Falcao. El futbolista del Club Atlético de Madrid es opuesto a Pabón, prefiere aparecer poco y producir muchísimo. El 0-1 llegó tras una falta botada en tres cuartos de campo desde la derecha que sacó la defensa, pero que Pabón (móvil, como siempre) lo ganó yéndose hacia línea de fondo y su disparo lo rechazó Ochoa y apareció la caña de Falcao para marcar.

En el segundo acto se vio un mayor dominio colombiano y el 0-2 subió al marcador en el minuto 60 explotando una de las características de los laterales. Armero ganó línea de fondo y recibió la pelota tras doblar a James, el del FC Porto le cedió el balón y en línea de fondo cruzó al otro poste para que Cuadrado sentenciase a puerta vacía. Cuadrado anotó solo, pero el movimiento de Falcao llevándose a su par hizo que el del Lecce definiese relajado y sin amenaza rival.

La duda que queda por despejar es si Sánchez o Ramírez (apuesto por el primero) será el acompañante de Fredy Guarín, en la actualidad lesionado. De esa forma habría salida de balón y contención al mismo tiempo. En la recámara siempre estará Gio Moreno, que en los poco más de diez minutos que estuvo sobre el césped dejó una apertura a banda tras marcharse de dos en la medular y un caño en campo propio que terminó por tirarse muy largo. Y arriba, Teo Gutiérrez o Dayro Moreno quieren postularse a acompañante de Falcao en detrimento del potencial Pabón.

José Pekerman está en pleno proceso de elaboración del tueste del café. Recibió unos granos verdes con alguna tara tras el periodo con baches vivido, pero ayer consiguió una temperatura ideal para que el olor que desprenda Colombia sea el idóneo y permita exportar un café que deje huella…y un intenso sabor en el paladar.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>