nav-left cat-right

Matjaz Kek ya ha logrado su Mundial particular

Su nombramiento como técnico de Eslovenia llevó consigo muchas dudas para la afición y la prensa, que lo veían como un inexperto para el puesto. No en vano, Kek era el técnico de la selección sub-16, y el salto se presumía abismal para un país que sólo contaba con los honores de estar en la Euro 2000 y el Mundial 2002 (encuadrada en el grupo de España y que se marchó con cero puntos).

Matjaz Kek fue un futbolista del montón. Un central que inició su carrera en el Maribor, jugando nueve años en su ciudad natal en dos etapas, y entre medio pasó una década en Austria, y sumó una internacionalidad con Eslovenia.

Con este éxito, Kek calla todas las bocas que le criticaron y a sus 48 años suma un honor más en su currículum, que es corto en cuanto a actuaciones, pero que ya tiene una participación en una cita mundialista y una Liga con el Maribor.

Ahora les toca disfrutar, no preocuparse de nada y tener en cuenta que son el país con menor población presente en este Mundial (algo más de dos millones de habitantes). Un punto sería histórico, ya que en Corea y Japón se fueron de vacío, y algo más supondría el éxtasis en este pequeño país de los Balcanes.

Cómo llegó… En una fase de clasificación bastante complicada fue una de las sensaciones, ya que quedaron segundos por detrás de Eslovaquia y dejando fuera de la repesca a selecciones como República Checa, Irlanda del Norte o una desastrosa Polonia. Bien es cierto que en el Grupo 7 no existía un cabeza de serie de primer nivel, pero tiene mucho mérito que un país que todavía está en crecimiento (tanto social como deportivo) pudiese hacer historia de esta manera.

Ya en la eliminatoria de repesca, su rival fue la potente y talentosa Rusia. El duelo de banquillos era totalmente desigual, con un inexperto Matjaz Kek en el lado esloveno (campeón del campeonato esloveno en su debut como preparador) y enfrente un maestro de la táctica como Guus Hiddink. Las apuestas, la crítica y el planeta fútbol ya estaban grabando el nombre de Rusia en la leyenda de los 32 participantes en la cita de Sudáfrica. Pero un gol in extremis de Pecnik en el minuto 87 les dio vida, y Dedic se encargó de materializar el sueño con el 1-0 disputado en Maribor.

El equipo. Si por algo se caracteriza la selección dirigida por Matjaz Kek es por su seguridad defensiva y su solidez para conformar un entramado en la retaguardia que no está tan reconocido como debería. Un dato muy significativo es que Eslovenia fue el segundo país menos goleado en la fase de clasificación europea, con cuatro tantos recibidos en diez choques, sólo por detrás de Holanda, que encajó dos, pero con un par de duelos menos disputado al estar en un grupo de cinco contendientes.

Por ello, la defensa de cuatro que sacará Kek será clave para poder obtener algún tipo de rédito en un grupo con rivales muy complicados como Inglaterra o Estados Unidos y otro como Argelia con el que se jugarán su Mundial particular en el duelo inicial.

En la portería está el excelente meta del Udinese Samir Handanovic, mientras que su primo Jasmin será el suplente, con una zaga de cuatro con Brecko, Suler, Cesar y Jokic de izquierda a derecha. Un dato significativo de la modestia de esta selección es que su cacique defensivo, Bostjan Cesar, ha descendido este año con el Grenoble a la Ligue 2 quedándose a 17 puntos de la salvación.

En la creación estará Robert Koren, el jugador esloveno con mayor talento, y que este año ha ascendido con el West Bromwich Albion a la Premier League. Pero el creador de 29 años no ha sido un fijo en el WBA, y por ello han decidido no renovarle y se tendrá que ganar un contrato en Sudáfrica.

En las bandas encontramos a dos hombres a banda cambiada, por lo que las llegadas hasta línea de fondo no serán lo más habitual en los eslovenos. Birsa y Kirm harán las veces de interiores, pero el primero buscará los disparos debido a su excelente zurda que ha mostrado a cuentagotas en el Auxerre, mientras que Andraz Kirm (Wisla Cracow) suele ser una opción interesante a balón parado.

Y en la delantera formarán dos puntas de altura. El compañero de Podolski en el Colonia, Novakovic es el mejor atacante con los que cuenta Matjaz Kek, y pese a su altura (enorme por arriba), ofrece grandes movimientos y en el amistoso reciente ante Nueva Zelanda también se destapó con dos goles de falta de bellísima factura (uno por la escuadra derecha y otro por bajo en el palo izquierdo). Y su compañero de batallas será el héroe Zlatko Dedic, autor del gol de la clasificación frente a Rusia, y que tratará de aprovechar su velocidad y los balones que baje Novakovic para dejar su sello también en el Mundial.

Estrellas. A todo técnico le gusta tener una columna vertebral, y en este sentido Kek cuenta con ella. Desde luego con menor calidad que otros combinados que están en Sudáfrica, pero con buen nivel teniendo en cuenta que Eslovenia tiene poco más de dos millones de habitantes.

En la meta el segurísimo Samir Handanovic. Un fijo en el Udinese, que a sus 25 años tiene cuerda para rato y acabará en un top de Europa en poco tiempo. Además goza de una seguridad por arriba excelente gracias a su 1.93 de altura. En la defensa, Cesar, como hemos dicho, es el líder de la zaga eslovena, y con el descenso del Grenoble podría cambiar de aires, aunque todavía le faltan dos años de contrato con el club galo.

El centro del campo es cosa para Robert Koren, que es el único que puede aportar algo de magia y ha tenido grandes partidos con el West Brom a pesar de no ser un fijo. No se va a amilanar para llevar la manija del juego y querrá ganarse un fichaje para seguir disfrutando del fútbol a primer nivel. Y en la punta la dupla formada por Dedic y Novakovic (en la imagen), que son el bastión goleador de una selección que con su seguridad defensiva suele rentabilizar muy bien sus tantos. Habrá que estar atentos por si Tim Matvz tiene alguna oportunidad por parte del Matzjaz Kek ya que es una buena promesa. Matavz ha cuajado una gran temporada en la Eredivisie con el Groningen al anotar 14 dianas y que con 21 años y 1.88 de altura encaja perfectamente para hacer las veces de Novakovic en el futuro.

Calendario. Sin duda Eslovenia se juega todas sus bazas este domingo en un duelo directo frente a Argelia. El que venza tendrá posibilidades de clasificarse, mientras que el derrotado dirá adiós. Un empate podría ser la crónica de una muerte anunciada. Si logran los tres puntos ante los africanos, después tendrían que rascar un punto frente a Estados Unidos en la segunda jornada, ya que dar un susto a Inglaterra se presume imposible. Aunque juegan con la baza de que Inglaterra llegue ya con el primer puesto asegurado y aflojen para afrontar los octavos de final a tope. Pero todo ello pasa por llevarse los tres puntos contra Argelia.

Argelia – Eslovenia. 13 de junio, domingo. 13:30 horas.
Eslovenia – Estados Unidos. 18 de junio, viernes. 20:30 horas.
Eslovenia – Inglaterra. 23 de junio, miércoles. 16:00 horas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>