nav-left cat-right

Montpellier HSC: De niños a gigantes

El Montpellier Hérault Sport Club se retira al vestuario con nueve hombres. Se cierra la temporada 2010-11 en la Ligue 1 y la noticia está en el Stade Louis II con el descenso del AS Monaco FC tras caer frente al Olympique Lyonnais (0-2). Es la noticia. La imagen. El equipo que en 2004 se quedó a las puertas de alzar la UEFA Champions League caía al infierno.

El club de la ciudad de Montpellier cerraba una temporada en la que llegó a la última jornada salvado. Carpetazo para un equipo que dos años antes subía a la Ligue 1. Trabajo realizado. El verano traía la marcha de Emir Spahić, un fijo en el centro de la zaga. El conjunto de Louis Nicollin seguía fiel a su estilo. El bosnio se unía a una lista que años antes habían engrosado Tino Costa, Víctor Montaño o Johann Carrasso.

Las cuotas a principios de agosto decían que el triunfo del Montpellier en la Ligue 1 se pagaba a 88 euros por euro jugado. En las casas de apuestas se recurrió al típico guarismo común para los conjuntos sin opciones. En diez segundos solventaron las opciones del MHSC. Normal. Comprensible. Ningún analista apostaba por el cuadro dirigido por René Girard como posible campeón. Ni siquiera se le añadía entre los recurrentes outsiders.

La hazaña ha sido de dimensiones estratosféricas. Cuesta encontrar ejemplos similares entre los grandes campeonatos del continente. Superar a todos. Entre ellos a un Paris Saint-Germain FC con una inversión de 106 millones de euros para convertirse en la escuadra mundial con más gastos en toda la ventaja de fichajes. Por su parte, el Montpellier cuadraba las cuentas de la compra de Henri Bedimo (dos millones de euros) con la venta de Spahić (por el que recibieron la misma cantidad).

En 2009 el Montpellier ascendía a la Ligue 1. Mientras, en la formativa Coupe Gambardella el equipo sub-18 del sur de Francia se hacía con el prestigioso torneo por segunda vez en su historia. En ese once campeón había nombres que ayer fructificaron la consecución de la Ligue 1. Younès Belhanda, Benjamin Stambouli, Rémy Cabella (autor de un gol en la final frente al FC Nantes) y Abdelhamid El Kaoutari tuvieron minutos ese 9 de mayo de 2009 en el Stade de France. Los cuatro han formado parte, con mayor o menor importancia, en la plantilla de Girard.

Un mes después se fructificaba la firma del técnico tras pasar diez años en el staff técnico de la selección francesa (asistente, entrenador sub-19, sub-16 y sub-21). Mientras el Montpellier celebraba el ascenso a la élite, un delantero de 22 años se asentaba en la Ligue 2 en el Tours FC haciendo nueve goles en 23 partidos. Su explosión llegó un año después siendo el máximo anotador de la categoría (21 dianas) y ganándose el traspaso al cuadro de Girard. Debutó oficialmente con el Montpellier el 29 de julio de 2010 anotando. Era en la tercera ronda de la fase de clasificación de la UEFA Europa League.

El capitán Mapou Yanga-Mbiwa nació en la República Centroafricana, siendo un bebé llegó a Marsella y en 2005 firmó por el MHSC. Dos años después debutó con el primer equipo y ya acumula 192 encuentros en el club para portar el brazalete de capitán. Su compañero en el centro de la zaga ha sido el veteranísimo Vitorino Hilton da Silva. Tras pasar tres años en la sombra en el Olympique de Marseille, el brasileño encontró este verano su sitio tras un traspaso gratuito. 35 partidos (una cifra de encuentros que no alcanzaba desde la temporada 2008-09) para terminar ganando su segunda Ligue 1, aunque en la primera con el OM disputó 12 envites (2009-10).

Este compendio de jugadores en formación, otros en sus últimos días como profesionales y un gran número sacados con maestría del mercado de fichajes sin apenas desembolso han desafiado a la lógica y han acabado alzando sus brazos al cielo tras hacerse con la Ligue 1. Han pasado de niños a gigantes de agosto a mayo. El objetivo es mantener el bloque para afrontar la UEFA Champions League con la mayor de las ambiciones. Ya han hecho lo más difícil y todo lo que llame a la puerta ahora será bien recibido. El PSG llora con sus millones mientras Louis y Laurent Nicollin, dueño y presidente, padre e hijo, intentan asimilar el lío que ha formado un modesto club que exhibirá su nombre y el Stade de la Mosson por Europa a partir de septiembre.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>