nav-left cat-right

Panthrakikos FC: Una historia de sufrimiento constante

La historia del Panthrakikos Football Club es corta, con pocos éxitos y con visos de volver a salir de la élite de Grecia. Creado en 1963 en la pequeña ciudad de Komotini, el Panthrakikos salió adelante en una población de 53.000 habitantes en la actualidad, por lo que en los 60 sería menor. Desde su creación hasta 1983 militó en la segunda categoría helena, año en el que cayó a tercera, donde sólo duró cuatro años hasta su estrépito hasta la cuarta división en 1987.

Entre los años 1996 y 1997 vivió dos momentos muy importantes, aunque ninguno de ellos hizo que el Panthrakikos saliera del pozo. Primero se fusionó con el Xylagani, y al año siguiente con el Aegiros, pero en ninguna de ambas tentativas la cosa salió a flote. Los dos intentos de fusión eran la única opción para no provocar la desaparición del conjunto del noreste de Grecia, aspecto que no se pudo evitar. En 1998 comenzó su periodo negro, si es que lo anteriormente vivido no lo era ya. Durante tres años el club no participó en ninguna categoría del fútbol heleno, y Komotini se quedó sin fútbol de élite, sin un club al que seguir. La historia del Panthrakikos se reducía a una vida muy corta, a 35 años: 1963-1998.
Pero en 2001 se vio la luz. Resurgía el club, resurgía la ilusión y nacían las buenas noticias. ¡Por fin! El Panthrakikos era portada por sus éxitos, y no por otro descenso, por una desaparición o por una fusión fallida en busca de salir de la ruina. Entre 2001 y 2008 la palabra ascenso fue la que más sonó en Komotini, ya que en siete años lograron cinco hasta llegar a la Greek Super League. Este exitoso peregrinaje empezó en la sexta división del fútbol griego: en 2003 ya estaba en la cuarta división, en 2005 en tercera, en 2006 subió a segunda y en la campaña 2007/2008 logró el ansiado ascenso a la máxima categoría. El Panthrakikos se plantaba entre los grandes para visitar estadios como el del AEK, Olympiakos o Panathinaikos. En el horizonte estaba una hipotética permanencia para seguir viviendo este sueño. Y en su campaña de debut en la Greek Super League superaron las expectativas y se salvaron con cierta solvencia. En un campeonato de 16 conjuntos, y con tres descensos, parecía que el Panthrakikos estaba condenado al descenso, pero sacó nueve puntos al OFI Creta y concluyó en una meritoria undécima posición, con Sito Riera en sus filas, el hermano de Albert Riera (extremo izquierdo del Liverpool).
Este año la temporada se planteaba de otra manera, con la etiqueta de debutante ya gastada, y con las ganas de empezar a asentar a una pequeña ciudad entre los clubes privilegiados de Grecia. Pero lo cierto es que el año del Panthrakikos empieza a recordar a la época más negra del club. Con sólo un punto de 33 por disputar, el conjunto dirigido por Albert Cartier ya tiene la salvación a nueve puntos, barrera que marca el Atromitos. Este fin de semana, el colista recibe al penúltimo clasificado, el Levadiakos, que está a siete puntos, por lo que una derrota dejaría al equipo casi hundido, mientras que un triunfo podría ser ese empujón para agarrarse a un clavo ardiendo. En la plantilla actual militan tres españoles: Juan Velasco (tercer capitán), José Manuel Roca y Pablo Casar.
La presencia más significativa es la del lateral derecho que fue internacional y con pasado en el Atlético de Madrid o el Celta. Velasco fue fichado cuando el Panthrakikos debutó en la Greek Super League, al igual que el guardameta Roca, que dejó el Orihuela para iniciar su primera aventura fuera de España. Por su parte, el último en llegar fue Pablo Casar, que tras el descenso del Alavés a Segunda B prefirió poner rumbo a Grecia que jugar en las divisiones inferiores de nuestro país. El único punto logrado por este modesto club fue conseguido en la sexta jornada frente al Aris gracias al 1-1 logrado en el OPAP-Municipal Komotini Stadium, que es muy recogido y sólo tiene capacidad para 5.000 espectadores.
El técnico francés Cartier sí que cuenta con el meta Roca, así como con el veterano Juan Velasco, mientras que Pablo Casar no está teniendo muchas oportunidades. Una de las primeras medidas del preparador galo fue la de confiar en compatriotas, como el caso de Bertrand Robert (con pasado en el Ajaccio y el Lorient) o Bedi Buval (en la imagen), un delantero que sólo tiene 23 años y surgió de la cantera del Bolton Wanderers, pero su debut en la élite fue en el Randers FC, un club danés de la Danish Superliga en el que anotó 15 goles en los 57 encuentros que disputó en sus dos temporadas. Ludovic Clemente, otro francés y capitán del club, es un fijo para Cartier, así como el medio portugués Fajardo, su compañero en la medular Marcelo o el atacante serbio Filip Arsenijevic. La misión del Panthrakikos es muy complicada y será casi imposible que salgan del descenso, pero Komotini se aferra al espíritu ganador de su equipo en los últimos años y además ahora tienen dos partidos seguidos en casa, que si se convierten en sendos triunfos el asunto pintaría mucho mejor. Sin duda, sin el Panthrakikos echa una mirada atrás verá que la situación actual es mucho más fácil de superar que las graves penurias que pasaron en el pasado.

Un comentario a “Panthrakikos FC: Una historia de sufrimiento constante”

  1. cityground dice:

    Muy buen artículo, el Panthrakikos me llamo la atención por su parecido nombre a Panathinaikos que es mi equipo griego preferido, no tenía ni idea de la cantidad de ascensos que había logrado en los últimos años.

    Si que pinta mal la temporada para el conjunto heleno, solo un punto en 11 encuentros es para echarse a llorar. Velasco fue internacional varias veces pero hace varias temporadas que su rendimiento bajo en picado.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>