nav-left cat-right

Santos: análisis de su obsesión (in)consciente

Ante el debut del Santos FC en el Mundialito de Clubes en la semifinal (jueves, 11:30 CET) ante el Kashiwa Reysol japonés, el periodista João Vaz desgrana al club Muricy Ramalho y analiza cómo llega a la cita por el centro definitivo.

Desde el día 22 de junio, esa data memorable al ganar la Libertadores vs Peñarol,  el torcedor del peixe vive de muchos enigmas, y muchos de ellos bien latentes a lo largo de su metraje hacia el Mundial. En el camino quedaba aún mucho campeonato brasileño, hace que su significado resulte, como mínimo, ambiguo. Ambigüedad en el discurso calculista y de respeto a una competición en que el objetivo titulo se tornaba utopia hasta ser imposible. El segundo objetivo, acceso a la Libertadores 2012 en el año del centenario estaba asegurado por el titulo de 2011. Al Santos no le quedaba nada sino potenciar aún más si cabe esa propensión hacia un fútbol colectivo y la creación de una base fundamental para la confianza ilimitada a la que tan aficionados son todos aquello que luchan para los fines que pretenden: el Tri campeonato Mundial.

El Santos vive sus años dorados, no juega Pelé, pero fueran reconocidos los títulos de su era, y ahora en un año, quedó el equipo con más títulos brasileños y también, como hoy se la propia Confederación Brasileña de futbol ha tornado publico, el nuevo ranking de clubes en que el Santos con el sumatorio de esos logros ha pasado de número 10 a número 1 de la jerarquía nacional.

El objetivo y en su inconsciente bien conciente está la presencia en una final ante el Barcelona. Pero antes tienen que medirse a la sorpresa agradable que nos depara este torneo, que se llama Kashiwa Reysol, un equipo en un 4-4-2 que entra en las ambigüedades de este Santos. Es un equipo con delanteros rápidos, como lo son Tanaka y Kudo, lo que no gusta a la zaga del Santos. Si a ello sumamos que cae por su banda izquierda defensiva el mejor jugador de la ultima J-League, el brasileño L. Domingues, con el apoyo de Sakai, se puede decir y pedir mucho respeto hacia el campeón japonés. Pero la ambigüedad empieza también en esa banda, pues Sakai que apoya con mucha calidad, tiene problemas en sus espalda y se medirá con un astro que quiere comer el mundo, Neymar. La estrela del Santos habló que “ganar el mundial sería una misión imposible”. Pero como sabemos en las películas que protagonizó Tom Cruise, todo parecían dificultades, pero se encontraban fragilidades y en este caso ser frágil es el sinónimo de la defensa del Kashiwa, quer a nivel de marcaje, que altura, los centrales tienen 1.80. Por eso hasta un suplente como Alan Kardec podría ser el elemento que podrá dar sentido al Santos.

Pero el Santos mañana deberá entrar con : Rafael, Danilo, Edu Dracena, Bruno, Durval; Henrique, Arouca, Elano; Ganso; Neymar y Borges.  Mirando el equipo, se ve claramente que quizás con una mejora física , el equipo quedaría más completo con un lateral de oficio en la izquierda como es veteranísimo Léo. Durval asumió que no tiene clase, que es puro marcaje, y mañana tendrá duro test, aunque Elano en principio tendría que ayudar a cerrar y encajar en Leandro Domingues. Mirando el resto del once vemos que este Santos jugará con un equipo más propio de aquel que era Satantástico y que ganó la Copa Brasil, pues con la baja de Adriano el equipo queda más de toque y en esa situación aparece el jugador que tiene que ser clave a destruir,  Arouca. Él quiere hacer del mundial de clubes el camino hacia la selección, pero vive la ambigüedad de su utilización, pues unas veces juega de segundo volante y debe llegar aunque en este mundial deberá hacer más veces el camino inverso y recular y ayudar en defensa.

El guión de Muricy Ramlho no deberá ser muy distinto al que se vio en la Libertadores, un equipo ordenado y pragmático y creativo por delante. Seria bello tirar un ejemplo de estos últimos meses, pero el Brasileirão fue una locura para cualquier santista, desde ver los suplentes jugar fuera, que Muricy no viajaba por problemas de salud o hasta partidos majestuosos de Neymar, el eclipse del centro del campo y un Elano lejos del que fue en el Paulista. La incógnita ambigua del once es Ganso. ¿Creará empatía con la afición después de vender sus 10% a la empresa DIS y dejar el Santos fragilizado y en minoría en la propiedad de su ficha? Duda que mañana hay que disipar sí o sí y abrir un paréntesis en el caso.

La verdad es que en la euforia santista hay el pensamiento que mañana es un puro tramite, la fiesta y el sentimiento es de pura felicidad pero para que el año del centenario sea un tiempo que quede subrayado con ese vínculo simbólico que se establece entre él presente y el futuro, el paso que dar mañana para el titulo tiene que ser la misión posible, consciente y clara.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>