nav-left cat-right

Saša Ognenovski: La paciencia tiene premio

Si tu mayor logro en el fútbol europeo es jugar dos encuentros en el modestísimo Panachaiki GE, la verdad que nadie iba a pensar que pasarías a la historia el día menos pensado. El club heleno militaba en 2003 en la Superleague, pero concluyó una temporada nefasta con sólo nueve puntos. En ese mercado invernal, el conjunto de Patras trató a la desesperada de agarrarse a un clavo ardiendo, pero no tuvo efecto. Saša Ognenovski fue contratado a sus 23 años, pero participó únicamente en cuatro envites y nada pudo hacer en un club que olía a descenso por los cuatro costados.

El central nació en Melbourne, el 3 de abril de 1979, pero su origen es macedonio-montenegrino. Su padre es de origen macedonio, mientras que su madre es montenegrina. Curiosa combinación. Lo cierto es que siempre tuvo muy presente a Macedonia n su carrera. No en vano, su club de inicio fue el Preston Lions FC, que es una escuadra fundada en 1947 por los inmigrantes macedonios que se agolpaban en Preston, un suburbio del norte de Melbourne. Con estos ingredientes, Ognenovski siempre respiró al país de su padre.

Por ello, a mediados de enero de 2009 saltó la noticia de que Ognenovski aceptaba ponerse la camiseta de Macedonia para ayudar a los europeos formando parte de un puesto en la defensa. El interés surgió tras ser nombrado segundo mejor jugador de Macedonia en 2008, sólo por detrás de Goran Pandev. Entonces, la Federación Macedonia de Fútbol vio que los medios presionaban para que el espigado central (1.95) del Adelaide United fuese convocado con el combinado dirigido por Srečko Katanec. La fecha de su bautismo iba a ser el 11 de febrero en la localidad turca de Antalya en el amistoso frente a Moldavia. Ognenovski tenía ante sí la posibilidad de debutar con Macedonia, pero este sueño nunca llegó a cumplirse porque no saltó al campo por problemas con su elegibilidad por parte de los balcánicos. Pero la verdad es que el defensa ya había sido rechazado por otra nación. Este hecho se produjo cuando Australia no le llamó para los Asian Cup Qualifiers de cara a enero de 2011. Ognenovski se enfadó ante esta situación y su respuesta fue clara, aunque quizás con algo de rencor, Saša manifestó su intención de lucir la camiseta amarilla de Macedonia en vez de la australiana.

Con estas dos negativas, y su única participación en Europa en el modestísimo Panachaiki, la carrera del altísimo central estaba abocada a ser recordada por sus desgracias antes que por algún tipo de logro. Pero en febrero de 2009, un mes después de todo el lío con su no debut con Macedonia, el Seongnam Ilhwa Chunma se hizo con sus servicios cuando estaba a dos meses de cumplir los 30 años. En cuanto aterrizó en la K-League, Ognenovski se convirtió en pieza fundamental de la defensa surcoreana. Parecía que las cosas empezaban a sonreírle, a pesar de que fuera con 30 primaveras y sin haber sido internacional.

Tras 13 años en la profesión, Ognenovski recogió las primeras alegrías en este último año. Además de asentarse en el Seongnam Ilhwa, el pasado 13 de noviembre pudo alzar los brazos al conseguir su primer título en su carrera. Hasta ahora, el australiano-macedonio no había tenido nada de fortuna, pero Tokyo fue sede de la consecución del Seongnam Ilhwa Chunma de la AFC Champions League ante el Zob Ahan iraní. Y nuestro protagonista no tuvo que lamentar una lesión, ni siquiera tenerse que retirar del National Olympic Stadium con lágrimas de derrota, Ognenovski por fin venció. El central convirtió el 1-0 a los 29 minutos de juego tras un barullo en el área en una jugada a balón parado. No se creía que fuese el protagonista positivo de alguna historia, ya que hasta ahora siempre era la cruz de toda anécdota. Con su 1.95 metros cuajó un partido inmenso y el Seongnam Ilhwa se coronaba como rey de Asia, mientras que Ognenovski fue seleccionado como el MVP de la AFC Champions League, y días después le nombraron como el AFC Asian Footballer of the Year. En resumen, que Saša Ognenovski se convertía en el mejor jugador asiático del año, el más destacado de la máxima competición continental y, además, recibió la llamada de Holger Osieck para disputar el amistoso de Australia frente a Egipto.

No sabemos si el central tenía todavía en la cabeza esos problemas que le surgieron con Macedonia en su día y que le impidieron debutar como internacional. Esta vez la suerte había cambiado y Ognenovski ya no era sinónimo de desgracia, sino que llegaba con su primer título a las espaldas, además de las menciones individuales de crítica y público. Fue titular en El Cairo, Australia cayó por 3-0, pero el de Melbourne ya podía añadir otro logro a su tardío currículum de éxitos. En cinco días había logrado la AFC Champions League (sábado) y debutar con los socceroos (miércoles). Esos 66 minutos sobre el césped cerraban su círculo de la desgracia y abría una autopista de éxitos a pesar de contar ya con 31 años.

La pena es que no ha podido redondear la mejor temporada de su vida con el título de la K-League, de la que fueron eliminados por el Jeonbuk Hyundai Motors en la Second Round por un ajustado 1-0. Eso sí, Ognenovski no participó en el choque disputado el pasado 24 de noviembre por lesión, y su último partido de la temporada se remonta a tres días antes, donde hizo un gol en la victoria por 1-3 contra el Ulsan Hyundai. Así que Saša Ognenovski saldó su comparecencia final en la K-League 2010 con la celebración de un tanto.

El próximo reto del enorme central es afrontar la AFC Asian Cup del próximo mes de enero (del 7 al 29) en Qatar. En un grupo con Corea del Sur, India y Bahrein, los socceroos lucharán por mejorar la imagen que dejaron en su primera participación en el torneo continental. En 2007, en la múltiple sede de Indonesia, Malasia, Tailandia y Vietnam, la selección australiana, sin Ognenovski en sus filas, fue eliminada en los cuartos de final a manos de Japón en los penaltis. Ahora las cosas han cambiado. Ha llegado Saša Ognenovski, la referencia futbolística en Asia a nivel de clubes y de forma individual para demostrar que la paciencia y el trabajo es la mejor herramienta para superar todas las adversidades de una carrera llena de contratiempos.

7 comentarios a “Saša Ognenovski: La paciencia tiene premio”

  1. cityground dice:

    Vaya año mas bueno lleva el australiano, a veces hay que esperar mucho para que lleguen los exitos.

    A ver que tal el Seongnam en el Mundial de clubs, será mi equipo preferido.

  2. David F. Pascual dice:

    Interesante post, sí señor. Te juro que entré creyendo que hablabas de aquel atacante serbio que fichó el Madrid hace montón de tiempo pero luego recordé que ese era Perica Ognjenovic.
    Añado tu blog a mi lista. Un saludo

    http://escenapremierleague.blogspot.com/

  3. Francisco Romero Pascualvaca dice:

    Muy bueno el post (y el blog en general) y muy bien documentado.
    Ya tengo tu blog agregado y esperando nuevos posts.
    Un saludo de un (futuro) compañero de profesión desde Sevilla.

    http://rozandoelposte.blogspot.com/

  4. ivanxgrindx09 dice:

    muy buenas!! queria felicitarte por el blog y por toda la información de la Hyundai A-league, sabes donde hay partidos en descarga directa? me gustaria bajarme algunos partidos para verlos tranquilamente en mi sofá jejeje, saludos y gracias.

  5. Olivera Rodrigo dice:

    Cumplimos las primeras 100 notas subidas al blog.
    Gracias por dejarnos entrar en este circuito deportivo tan atrapante.

    Aguardamos sus saludos.
    Saludos! Rodrigo

    http://jugadaindividual.blogspot.com/

  6. JICabalFuentes dice:

    Estos post son de los que realmente me gusta leer, se aprende mucho.

    Un saludo, ventanadefutbol.blogspot.com

  7. ahora ognenovski triunfa en la liga coreana y no fue internacional con macedonia pero si lo es con australia

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>