nav-left cat-right

Siempre candidata, a pesar de las bajas

Hablar de un Mundial es hacerlo de Alemania. Los germanos sólo se han perdido dos citas de las 18 en toda la historia. Y en 11 de sus 16 participaciones han llegado, al menos, a semifinales. Por ello, y pese a que no tendrán a su estrella en la medular, Michael Ballack, a jugadores interesantes como Westermann, Träsch, Rolfes y el meta titular Adler. Pese a ello, Joachim Löw sigue con la sonrisa puesta y tras una fase de clasificación cómoda debe decidir si apostar al completo por la revolución de los jóvenes o hacer una mezcla de veteranía e ilusión. Apuesten que será lo segundo.

Imaginen que a cualquier selección candidata a todo le quitan a su portero titular, su cerebro en el centro del campo, el acompañante en la medular y un defensa con posibilidades de ser de la partida. Pues eso, que España sin Casillas, Xavi, Piqué y Busquets, por ejemplo, no sería lo mismo. No tendríamos las mismas posibilidades de ser campeones. Pues bien, a Alemania eso no le importa. No está Ballack, pues cubrirá su baja Schweinsteiger que jugará más retrasado, mientras que a su lado jugará Khedira.

Quizás no desplieguen el mejor juego del torneo, pero tienen mimbres para ello con hombres como Thomas Müller, Mesut Özil o los secundarios en la Mannschaft Marko Marin, Stefan Kiessling o Toni Kroos. Apuesten porque los germanos estarán, mínimo, en cuartos de final, y no sería descabellado que luchasen por entrar en la final. En la pasado Eurocopa se colaron sin hacer ruido hasta la final y sólo España (sólo un gol de Torres) les separó de la gloria.

Cómo llegó… Alemania lideró un grupo en el que su máximo rival era la talentosa Rusia, a la que vencieron en Dortmund (2-1) y en Moscú (0-1) para demostrar su supremacía. El resto de rivales eran flojos, y los únicos cuatro puntos que se dejaron por el camino en esta fase de clasificación fueron frente a Finlandia, en un doble empate. En la segunda jornada en Helsinki con un vistoso 3-3, mientras que en la última jornada, con la Mannschaft ya clasificada, igualaron en Hamburgo (1-1) con hombres menos habituales como Friedich, Beck, Trochowski o Cacau. Durante la clasificación, cuatro de sus bajas (Westermann, Rolfes, Ballack y Adler) fueron fijos, pero ahora tendrá que echar manos de remiendos para que Alemania no baje su nivel.

El equipo. Sin duda la palabra equipo engloba todo el trabajo realizado por Joachim Löw en la fase de clasificación y esa habilidad para ir acoplando a los jóvenes valores del fútbol teutón en un once inicial que tendrá a varias perlas del futuro, pero que tendrán protagonismo en Sudáfrica

Manuel Neuer será el guardameta, y aunque hace dos años era una promesa con muchas novias, se está estancando últimamente y ha combinado buenas actuaciones con encuentros llenos de dudas. La defensa de cuatro contará con tres hombres recluidos a las labores de contención, como son Boateng, Mertesacker y Tasci, mientras que Lahm aprovechará su profundidad y subirá constantemente con la idea de ser un atacante más.

La dupla de la medular es improvisada, con todo lo que ello significa en un Mundial, y la formarán Schweinsteiger, que retrasará su posición en la banda para ser el cerebro de la Mannschaft, mientras que a su lado estará otro de las promesas germanas, Sami Khedira, que comenzó a ganarse la confianza de Löw en el amistoso de Argentina y parece haberle convencido.

Y unos metros por delante comienza la fantasía. Müller, Özil y Podolski (uno de esos jugadores que en su club quizás no rinda tanto, pero que cuando se pone la camiseta alemana multiplica su rendimiento) serán los tres mediapuntas muy móviles que buscarán marear a las defensas rivales. Pero en el banquillo esperan su oportunidad Kroos, Marin o Kiessling, queriendo sumarse a esa lista de apuestas de Löw por el fútbol ofensivo y la juventud que ha llevado a este Mundial.

La punta del ataque quedará para Klose, que no ha vivido un gran año en el Bayern, así como su compañero de club Mario Gómez, que fueron los olvidados por Van Gaal, pero tendrán que cambiar el chip, recuperar su olfato y estar a tope desde el principio.

Estrellas. Con tanto infortunio en estos meses previos al Mundial habrá que centrar las miradas en Bastian Schweinsteiger, un pulmón en el Bayern que se puede adaptar a casi todas las posiciones de la medular. Con un disparo muy potente e incansable a la hora de emplearse al máximo, tendrá que coger el testigo de Ballack y ser el cerebro de la Mannschaft.

Otra de las debilidades de esta generación de nuevos valores germanos es Serdar Taşçı (en la imagen). El central de 23 años del Stuttgart es un espigado central que pese a ello va genial al cruce y suele guardar muy bien su posición. Si Alemania llega lejos, podríamos verle en algún traspaso este verano, porque es un diamante bastante bien pulido, pero todavía con opciones de mejorar a tenor de su juventud. La verdad es que esta selección se ha caracterizado por llevar hombres veteranos, en muchas ocasiones con poca fantasía y con las alas cortadas para sumarse al ataque. Pues bien, en esta ocasión es todo lo contrario. Joachim Löw ha decidido dar paso a un nuevo corte de jugadores como son Toni Kroos, Marko Marin o Mesut Özil. Los dos primeros parten como suplentes, pero quizás tengan minutos, aunque tanto Müller como Özil será difícil que les den alguna opción si juegan a su nivel.

Calendario. En un grupo muy igualado y con mucho atractivo, parece que Alemania empezará con el rival más modesto, como es una Australia que en los últimos años apenas ha progresado. En la segunda jornada se podrá ver un encuentro atractivo, con hombres de mucha calidad y en el que seguro que las pizarras de Antic y Löw tienen mucho protagonismo. Y por último, la Mannschaft se enfrentará con Ghana, una selección muy física, que basa todo en un centro del campo muy rocoso, precisamente la línea que más bajas ha sufrido para los germanos.

Alemania – Australia. 13 de junio, domingo. 20:30 horas.
Alemania – Serbia. 18 de junio, viernes. 13:30 horas.
Ghana – Alemania. 23 de junio, miércoles. 20:30 horas.

Un comentario a “Siempre candidata, a pesar de las bajas”

  1. Manuel Lidueña Góngora dice:

    Tengo muchas esperanzas en que Alemnania que ha apostado por algo diferente haga un buen mundial. Pero que creo que serán en Eurocopas o proximos mundiales donde veremos a su mejor versión cuando sus jovenes esten más asentados.

    Saludos

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>