nav-left cat-right

Stefan Nikolić: La esperanza de Rumanía

Rumanía aguarda una fecha como oro en paño. El 9 de mayo de 2012, el Arena Națională (Estadio Nacional) de Bucarest vivirá la final de la UEFA Europa League en una edición en la que Manchester United FC, Manchester City FC, Valencia CF o FC Porto han engordado el caché de la segunda competición continental. El país bañado por el Mar Negro inició la competición con cuatro contendientes, pero tras el sorteo celebrado hoy en Nyon (Suiza) de los dieciseisavos de final únicamente el FC Steaua București sigue representando al país organizador de la final.

Y no fue fácil, ya que hasta el minuto 70 de la sexta jornada celebrada el pasado martes, Rumanía se quedaba huérfana de equipos. En ese momento, cuando todo el país veía como un trámite la cita primaveral, apareció el montenegrino Stefan Nikolić convirtiendo el 2-1 ante el AEK Larnaca FC. La reacción fue apoteósica. El delantero se quitó la camiseta y siguió su carrera sin destino en la que gritos, saltos y aspavientos se vivieron al unísono en el Arena Națională.

Era el primer tanto de Nikolić en la Europa League tras siete encuentros, pero de la espera había merecido la pena. Para no sufrir, el balcánico siguió su fiesta particular con la sentencia a los 85 minutos. Esa vez sí, Stefan tuvo que contenerse y no volverse a quitar la elástica, ya que la bocana de vestuarios hubiese sido su siguiente estación al recibir la segunda amarilla. A sus 21 años, el internacional montenegrino sub-21 no se caracteriza por ser un depreador del área al acumular dos dianas en Europa, otra en el campeonato liguero y una más en el copero.

La situación de Nikolić no es precisamente la de un ídolo. Llegó cedido en verano procedente del FC Politehnica Timişoara con una cláusula de compra de 700.000 euros. Quizás aún no había hecho méritos para que la directiva se plantease el traspaso, pero seguro que George Becali, hombre impetuoso donde los haya, ha quedado prendado del montenegrino. Sus condiciones físicas invitan a que crecerá en el caudal goleador año a año. Con 1.93 metros, firmó en 2008 (con 18 años) por el Lierse SK belga, donde disputó una temporada, mientras que en la 2009-10 fue cedido al KSV Roeselare. En ninguna de esas experiencias celebró tantos en demasía (cuatro y dos).

Pese a ello, el FC Politehnica Timişoara no dudó en ofrecerle un nuevo cambio de rumbo en su carrera, y bien que lo aprovechó al ser segundo de la Liga I a cuatro puntos del campeón, el FC Oțelul Galați. El conjunto de los Violets fue relegado a la segunda categoría por las deudas y se quedó sin la posibilidad de disputar la tercera ronda de clasificación de la UEFA Champions League, por lo que la directiva del club cedió al montenegrino al Steaua.

En cuatro años, Nikolić suma 18 dianas (contando sus actuaciones en clubes y en la selección nacional), pero en lo que llevamos del curso 2011-12, el delantero ha convertido ocho (uno en el campeonato liguero, dos en la UEFA Europa League, otro en el torneo copero y cuatro con el combinado sub-21). A pesar de no ser un registro privilegiado, el coraje y el trabajo están siendo dos condimentos que hacen que la hinchada del Steaua tenga puesta mucha fe en el montenegrino.

Gracias a sus dos dianas la semana pasada en el segundo torneo continental, Bucarest todavía sueña con su final. El Steaua sobrevive en una jungla de 32 conjuntos en los que hay representantes de todos los rincones, y con mucho pedigrí en algunos casos. Stefan Nikolić aspira a enamorar a Becali y de llevar al éxtasis a toda una ciudad y un país. Es la esperanza de toda Rumanía.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>