nav-left cat-right

Sustos al corazón

El sufrimiento de Argelia para llegar hasta Sudáfrica se inició el 31 de mayo de 2008. Hace más de dos años que Rabah Saâdane inició el camino hacia el Mundial con una derrota en Senegal por 1-0. Pero eso no suponía nada grave para el técnico de 64 años, que ya tiene una larga carrera en el fútbol y sacó adelante ese titubeante comienzo. Será su tercera presencia en una cita mundialista, el mismo número que cumple la selección argelina. Lo hizo como miembro del cuerpo técnico en el Mundial de España y ya como técnico en la cita de México ’86.

Estamos hablando de un clásico de los banquillos. Saâdane sabe que las posibilidades de su selección son escasas, pero luchará por llevarse el triunfo en el choque inicial ante Eslovenia. Si así lo consiguen ya tendrán opciones de acceder a octavos de final. Sin duda una final para los Zorros del desierto. El preparador argelino (el único africano de los países del continente negro presentes en Sudáfrica) tendrá que sobreponerse a la baja de uno de sus estandartes, Mourad Meghni, que se nacionalizó hace apenas un año para ser un miembro más de los fennecs y no estará con sus compatriotas por una inoportuna lesión. Pero Saâdane no sólo es el único técnico africano de las cinco selecciones de su continente, sino que dentro de los 23 seleccionados también está muy solo en eso del patriotismo, ya que son seis los argelinos de nacimiento. Son cosas de la globalización, pero ese rastreo de la Federación Argelina de Fútbol ha servido para conseguir un billete a Sudáfrica.

Por tanto, la empresa es harto complicada, aunque seguro que lo es menos que el enfrentamiento de desempate que tuvieron que vivir frente a Egipto. En el encuentro disputado en Sudán se llevaron el triunfo y el billete mundialista tras el gol del defensa Yahia en el minuto 40. Y si eso fue sufrir, cuatro días antes en el último partido de grupo (el que forzó el choque en campo neutral) lo pasaron mucho peor ya que fueron recibidos en Egipto a pedradas, además de recibir un trato horroroso en su estancia en El Cairo.

Por ello, a un viejo zorro como Saâdane (en la imagen) no le asustan estas citas y seguro que no le tembla el pulso al tener enfrente a Capello, a los yankees o en su duelo directo frente a Eslovenia. Casi no tiene posibilidades Argelia, pero seguro que no sufren un escándalo como el que vieron atónitos entre Alemania y Austria hace 28 años con un empate pactado que les dejó fuera. Por ello, Saâdane no tiene miedo a nada, porque ya ha pasado lo peor. Sufrió muchísimos amagos de infarto, pero ahí sigue. Al pie del cañón.

Cómo llegó… De largo la selección con más merito de las 32 que están en Sudáfrica. Tuvo que sufrir lo indecible y echar sangre, sudor y lágrimas (literal) para lograr su tercera participación en un Mundial. La primera fase de grupos la pasaron (sólo accedía el campeón) con mucha suerte, ya que en la última jornada del grupo tropezaron en Liberia (0-0) y en el Senegal-Gambia se clasificaba el ganador de ese duelo. Finalmente empataron 1-1 y Argelia pudo celebrar en Monrovia un pase agónico. Otro episodio de intriga y de susto para un Saâdane curtido en mil batallas.

Ya en la fase final por lograr el billete, los fennecs tenían que evitar una derrota por dos goles en El Cairo, pero Emad Meteab llevó el delirio a las gradas en el minuto 95 y forzaba un desempate. Otro amago de infarto para Saâdane. Pero ni siquiera tuvo que andar por el alambre, porque cuatro días más tarde se llevaron la batalla de Omdurman y ya eran mundialistas.

El equipo. Con una selección conseguida a base de rastrear todas las localidades francesas y revisar millares de pasaportes, Rabah Saâdane y la Federación Argelina han logrado reclutar a un grupo de jugadores que tendrán que emplearse muy duro.

En la puerta hay dudas, ya que Gaouaoui se perdió el partido decisivo frente a Egipto y tampoco fue titular en la Copa de África, mientras que el otro aspirante a la meta es Chaouchi, que fue el elegido en el torneo continental, pero sus fallos le condenaron. Lo más seguro es que juegue Gaouaoui, pero no se descarta la sorpresa. La defensa peca de tener poca salida del balón, y cuentan con un lateral como Belhadj que no duda en sumarse al ataque. Por el contrario, en el otro costado está Yahia, que en realidad es central, pero hace las veces de lateral derecho y fue el héroe de la batalla de Omdurman. El central Bougherra es la esperanza para sostener la línea trasera, ya que su rendimiento en el Glasgow Rangers son un buen aval para sostener a los Zorros del desierto.

Yebda, compañero en el denostado Portsmouth de Belhadj, será el encargado de destruir el juego de los rivales, mientras que el veterano Mansouri será el creador de juego, aunque no es un fijo en el Lorient galo. La línea de tres mediapuntas la formarán Matmour, Saïfi y Ziani con Ghezzal como referencia en punta. De la terna de llegadores, hay que quedarse con Matmour, mientras que el veterano Saïfi (35 primaveras) ya no está para muchos trotes, aunque se dejará todo en su único Mundial.

Estrellas. Sin duda, Karim Matmour (en la imagen) es la esperanza del ataque argelino. Sin duda el hombre con mayor nivel de los argelinos y que es pieza fundamental en el Borussia Mönchengladbach tendrá la responsabilidad de enlazar con Ghezzal y darle magia a una línea de atacantes que no está a su mejor nivel.

El otro bastión de los fennecs será el central Bougherra, que con un físico portentoso deberá lidiar con hombres de gran envergadura como Wayne Rooney o Novakovic. Además se tendrá que duplicar para echar una mano al lateral reconvertido Yahia, que pasará muchos apuros.

Y en el banquillo aguardará su oportunidad una joven promesa, Ryad Boudebouz, jugador de 20 años del Sochaux y que también participó el año pasado con Francia en el Europeo Sub-19. Tiene mucha calidad en su zurda y juega mejor a banda cambiada.

Calendario. Tras tantos apuros y sinsabores vividos por Argelia podríamos decir que su Mundial se resume en el encuentro de debut frente a Eslovenia. Ese encuentro marcará si los Zorros del desierto tienen opciones de acceder a octavos de final o pasan como meras comparsas en las dos jornadas restantes. ¿Su sueño? Vencer a Eslovenia, empatar con Estados Unidos y llegar al encuentro frente a Inglaterra con los de Capello con la primera plaza asegurada para que se dejen robar un empate y acompañar a los británicos a octavos de final. Lo cierto es que es una misión casi imposible, pero Saâdane tiene la ventaja de soportar todo tipo de dolencias que sufre a un corazón curtido en mil batallas y presente en tres Mundiales.

Argelia – Eslovenia. 13 de junio, domingo, 13:30 horas.
Inglaterra – Argelia. 18 de junio, viernes. 20:30 horas.
Estados Unidos – Argelia. 23 de junio, miércoles. 16:00 horas.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>